1. We are
    1. es
    2. en
  1. 26M.
    Rambla de la Viuda, Costur (Castellón)
    La palabra Rambla viene del árabe رملة [ramla], que significa arenal. Al ver esta enorme rambla vemos que el nombre es acertadísimo. Todo el cauce está compuesto por arenas y cantos rodados de color blanco, generando un paisaje de una extraña belleza. La carretera que la cruza se construyó directamente encima del lecho porque salvo unos pocos días al año, está completamente seco, y construir un puente sobre un cauce seco es un enorme derroche de dinero. La Rambla de la Viuda saltó a los titulares de los periódicos entre los años 1997 y 2008 por haber sido el lugar donde la empresa catalana Intel, dedicada a refino de aluminio, vertió ilegalmente 65.000 toneladas de residuos producidos en la fabricación de lingotes del metal. En el año 2006 la empresa fue absuelta de un delito continuado contra el medio ambiente al no haberse acreditado la toxicidad y peligrosidad de estos residuos. El análisis de las aguas subterráneas y pozos de agua potable de la zona dio niveles no deseables de algunos elementos químicos metálicos, pero el perito encargado del análisis no pudo probar que el origen de estos niveles de contaminación fueran a consecuencia de los vertidos de Intel, ya que desde los años 70 ha aparecido contaminación en estos pozos que tendría su origen en los vertidos de otras empresas.
  2. 26M.
    Costur (Castellón)
    Costur es un pequeño pueblo de 550 habitantes en la comarca de l’Alcalatén, a de 465 m de altitud. Pasamos por él en dirección a la Rambla de la Viuda. Más concretamente pasamos por una pequeña urbanización llamada Llama Blanca dentro de su término municipal. Ya saliendo de la urbanización nos encontramos con un mirador en el que hay un merendero y cuatro o cinco olivos con la copa extrañamente podada. Pensamos que se trata de una alegoría de las almenas de los castillos árabes de la región, pero cuando preguntamos a los habitantes de la zona nos dicen una palabra que no conocíamos: paranys. Los paranys son trampas para cazar tordos y zorzales. Este método de caza tradicional está muy extendido en la Comunidad Valenciana. En 2013, tras varios intentos de legalizar esta práctica por parte del gobierno valenciano en contra de los dictámenes europeos, fue definitivamente ilegalizada en 2013 por el Tribunal Constitucional. El funcionamiento de estas trampas es el siguiente: un árbol o grupo de árboles, generalmente algarrobos u olivos se podan en la copa de forma especial. A las ramas podadas se colocan las “perchas”, varas de madera de las que parten tallos de esparto untados con una sustancia adhesiva llamada “liga”, que antiguamente era hecha a base de muérdago. Durante las noches de octubre y noviembre se colocan reclamos para tordos y zorzales. Aquellas aves que acuden a posarse quedan pegados a las varas de esparto y caen al suelo, donde son rematados por el cazador.
  3. 24M.
    Onda (Castellón)
    Miguel Assunçao, portugués de nacimiento, está recientemente jubilado. Vivió de joven varios años en Suiza y en Angola. Se casó con una mujer gallega y ambos acabaron viviendo en la Plana Baja. Miguel conoce bien las empresas cerámicas, ya que trabajó como operario en una de ellas durante mucho tiempo. El hecho de ya no tener que rendir cuentas con los azulejeros le permite hablar sin tapujos sobre el sector. Nos dice que el consumo de agua en la región es básicamente un monopolio de las fábricas, que pueden gastar 30 veces más que la agricultura. Solamente en un día una fábrica puede gastar unos 50 m3 de agua, el volumen de una piscina mediana. Miguel también nos cuenta aspectos oscuros de estas empresas (cómo y de dónde obtienen el agua, que se supone que ha de ser reciclada y no siempre lo es, cómo a día de hoy algunas empresas siguen vertiendo ilegalmente sobrantes de esmaltes y demás contaminantes directamente a los cauces o al terreno), pero algo que nos deja boquiabiertos es cómo aprovecharon la fortísima crisis económica muchísimas empresas para precarizar los sueldos de sus empleados y aumentar así sus beneficios. De hecho la fuerte modernización de la maquinaria de las fábricas se produjo durante los años más duros de la crisis, por lo que queda claro que los ceramistas tenían capacidad para realizar fuertes desembolsos económicos. A día de hoy los sueldos siguen sin recuperar el nivel previo a 2008.
  4. 23M.
    Embalse de María Cristina, l’Alcora (Castellón)
    Este embalse es un embalse anormal. Normalmente las presas se construyen sobre ríos, pero la de María Cristina se hizo en 1920 sobre la Rambla de la Viuda, un cauce seco prácticamente todo el tiempo y que solamente lleva agua, como ya hemos contado en alguna ocasión, cuando se producen gotas frías. Ahora mismo está prácticamente vacío, ya que apenas almacena 1 hm3 de los 18 hm3 que es capaz de retener. Esto supone un 5,56% del total de su capacidad. A finales de enero del año pasado una fortísima gota fría invernal (la primera de estas características desde que hay registros meteorológicos) aportó 16 hm3 al pantano. Desde entonces no ha vuelto a recibir más agua. Eso nos permite, desde uno de los puentes que lo cruzan, tomar fotos cenitales del agua y el fango cuarteado que parecen hechas por un dron. El agua está teñida de rojo debido a la alta cantidad de arcilla del fondo, que viene en parte del arrastre de barro durante las lluvias torrenciales, pero también por las decenas de años, casi un siglo, en los que se vertían aguas residuales sin control desde las fábricas de cerámica de l’Alcora (sobrantes de esmaltes y agua proveniente de la limpieza de las máquinas y cintas sin fin).
  5. 22M.
    Onda (Castellón)
    La CV-20, la carretera que une Onda con Vila-Real, de unos 11 km, es básicamente un enorme polígono industrial lineal. Se van sucediendo naves de empresas cerámicas y enromes acopios de palés de productos ya vendidos esperando a ser cargados en camiones que los llevarán, la mayor parte de las veces, al puerto de Castellón, donde serán embarcados hacia sus países de destino. El paisaje que generan los espacios industriales, más allá de disquisiciones estéticas, es extraño. Su arquitectura es extremadamente funcional, no está pensada para agradar. Se utilizan materiales baratos en su construcción como chapas metálicas y piezas de hormigón prefabricado. Algunas de estas naves se revisten con azulejos con iridiscencias imposibles, un sacar pecho de los ceramistas para mostrarnos lo que son capaces de fabricar. Durante el recorrido de la CV-20 nos encontramos de vez en cuando unas pocas plantas o árboles, puestos allí con intención de suavizar un poco el arisco paisaje industrial. Pero a nosotros, lejos de alegrarnos la vista, nos produce cierta lástima, al verlos atrapados allí sin posibilidad de escapar.
  6. 21M.
    Onda (Castellón)
    Una de las grandes revoluciones de la industria cerámica tiene lugar a principios de los ochenta, cuando el gas natural llega a las fábricas. A partir de ese momento cambia el proceso de cocción, ya que los gases de combustión del gas natural son más limpios y permiten un contacto directo con las piezas (ya no hace falta cocer en horno). Las grandes columnas de humo que vemos salir de las fábricas las 24 horas del día son en realidad, en su mayor parte, columnas de vapor, fruto de la evaporación del agua de una especie de lechada de las materias primas (fundamentalmente arcillas) para generar así la mezcla “atomizada” (de granulometría muy fina), la que aplicándole compresión dará origen al azulejo sin esmaltar.
  7. 20M.
    Onda (Castellón)
    El origen de la industria azulejera y cerámica de Castellón hay que buscarlo en el siglo XIV y XV, cuando la presión de los cristianos sobre los musumanes durante la reconquista obliga a trasladar el centro de producción de cerámica árabe desde Málaga hasta Manises, en Valencia. Desde ese momento desde Manises se empieza a exportar azulejo a Venecia, Egipto, Siria y Turquía. En el Renacimiento los avances tecnológicos que se desarrollan en Italia hacen que el tipo de cerámica medieval que se fabricaba en Manises se quede obsoleto y la producción se traslada a Valencia de mano de maestros andaluces y talaveranos. En el siglo XIX la industria se expande a Onda y Castellón. La proximidad de canteras de arcilla propicia un rápido florecimiento de fábricas en estas ciudades y pronto, en las cercanas Alcora, Vila-Real y Nules. Todavía quedan en estos lugares restos de fábricas antiguas que quizás quebraron por no ser capaces de hacer frente a los cambios tecnológicos que vendrían en el futuro.
  8. 19M.
    Embalse de Sichar, Onda (Castellón)
    El embalse de Sichar es un pantano de tamaño medio, situado en la cuenca del río Mijares. Su capacidad es de 49 hm3, aunque actualmente almacena 9 hm3. Hace unas semanas la situación de este embalse era aún peor, apenas contaba con 6 hm3, pero las últimas lluvias le han proporcionado algo de oxígeno. Así y todo ahora mismo está entorno al 18% de su capacidad. Hace un año este embalse estaba prácticamente lleno (92 %), y la media de los diez últimos años es del 41 hm3, casi un 85 % de su volumen total.
  9. 18M.
    Vilafamés (Castellón)
    Dede el coche, una vez más, vemos algo que hace que nos desviemos hacia una parada no prevista: cedemos el paso en una rotonda a un trenecito, de esos turísticos, escoltado por un coche de la policía municipal. Va cargado hasta arriba con gentes vestidas con ropas que parecen antiguas y decidimos hacer caso a nuestra intuición y seguir la procesión. Entramos a Vilafamés, un hermoso pueblo de la Plana Alta de unos 1.800 habitantes. Dejamos el coche al llegar al centro y ya andando nos encontramos en una plaza grande en la que están comiendo un montón de personajes que parecen salidos de un rodaje de una película de época. Les preguntamos a qué se debe todo aquello, que qué clase de fiesta se celebra allí, y nos dicen que se trata de una muestra de vida tradicional que se lleva a cabo en Vilafamés desde hace 16 años. Muchos de los habitantes se visten con ropas de hace un siglo y nos enseñan los usos y costumbres de su pueblo alrededor de 1900, escenificando diversas escenas: la taberna, la matanza, el lavadero, etc. Es una propuesta enfocada al turismo que, al contrario que otras que hemos visto, parece tener sentido, que habla de las tradiciones sin caer en el parque temático. Ya cuando nos marchamos de allí nos encontramos con un hombre que tiene una fisionomía que nos llama especialmente la atención. Tiene, como decimos los fotógrafos, un retratón. Le pedimos que nos deje fotografiarle. Solamente las gafas que cuelgan de su cuello delatan que esta imagen se ha tomado en el siglo XXI. Su ropa y su cara son de hace más de un siglo.
  10. 17M.
    l’Alcora (Castellón)
    El triángulo formado por los municipios de Onda, Vila-real, l’Alcora, Nules y Castellón es conocido como Triángulo de la Cerámica. Aquí se concentra la mayor parte de la producción de baldosa cerámica y azulejo de España (alrededor del 94%). De hecho, la industria cerámica de Castellón es la primera exportadora de Europa y la segunda mundial. Históricamente se debe a que en esta zona hay muchísima abundancia de arcillas, materia prima fundamental para la elaboración de estos productos. Toda la comarca está salpicada de canteras de este material que podrían abastecer sobradamente la demanda de las empresas del sector, aunque actualmente desde la administración se están bloqueando la concesión de nuevos permisos de explotación o la ampliación de los existentes por motivos medioambientales. Por esa razón se están buscando otras alternativas, como la explotación de reservas en Teruel (aumentando las emisiones de CO2) e importando arcillas en barcos que vienen de otros países al puerto de Castellón, que también acarrean una huella ecológica mayor.
  11. 16M.
    Embalse de Benitandús, Onda (Castellón)
    Nos acercamos a este pequeño embalse cercano a Onda, con una capacidad de 1 hm3, ocupando una superficie de 19 Ha. Benitandús es un pantano sobre el río Veo utilizado para almacenar aguas de la comunidad de regates de Onda. Al ser un embalse tan pequeño no tenemos datos objetivos sobre el agua embalsada actualmente. Pero podemos hacernos a la idea de que no debe ser mucha cuando podemos ver perfectamente el antiguo pueblo, que en condiciones de embalse lleno queda sumergido en las aguas.
  12. 15M.
    Benicàssim (Castellón)
    Subimos al mirador de la Portería Alta, en pleno Parque Natural del Desierto de las Palmas. Desde él podemos ver el skyline de Benicàssim y hacernos una idea más exacta de su escala en relación al territorio. Mientras ascendíamos ha llovido ligeramente. Ya desde el mirador nos damos cuenta de que está formándose bastante niebla. Cuando bajamos el puerto en coche se desvela el misterio de su origen. El sol ha estado pegando fuerte todo el día y el suelo está bastante caliente. El poco agua que ha caído se evapora casi de inmediato y podemos ver en la carretera cómo sube el vapor hacia la atmósfera.
  13. 14M.
    Oropesa del Mar (Castellón)
    Después de haber estado en Marina d’Or necesitamos ir a algún sitio donde poder relajar la vista. Subimos al mirador de Oropesa con este propósito. Desde aquí podemos ver al Mediterráneo en todo su esplendor. Está atardeciendo y hay bastante bruma, de tal forma que se confunden cielo y mar en el horizonte. Solamente una pequeña nube manchada por los últimos rayos de sol se obstina en no ser azul. Realmente la vista es anestesiante, y si sumamos el sonido de las olas rompiendo la experiencia se vuelve incluso narcótica. Giramos la cabeza hacia la costa y vemos los edificios de Oropesa del Mar. Nos fijamos en las dos torres gemelas que están en la punta del cabo. La vista desde el último piso de ambos edificios ha de ser similar a la que tenemos desde aquí. Y pensamos en la suerte que tienen sus dueños, doble suerte, porque pueden ver lo que vemos nosotros y al mismo tiempo ahorrarse la visión de los edificios mamotretos en que viven.
  14. 13M.
    Marina d’Or, Oropesa del Mar (Castellón)
    Jesús Ger compró en los años ochenta 1.400.000 m2 del único tramo que quedaba de costa virgen en Castellón. Y lo hizo a un precio ridículo, entre 13 y 14 €/m2. Ahora mismo, siempre según la estimación del propietario de Marina d’Or, esos terrenos valen 2.000 millones de euros. Y son 2.000 millones de euros de cartón piedra, bloques al más puro estilo Seseña by Paco el Pocero, una playa falsa que está destrozando la dinámica costera, trencadís hortera a más no poder y todo ello bien iluminado por las noches con miles de bombillas como si todos los días fueran la Feria de Sevilla. El polémico aeropuerto de Castellón, aquél que no tenía aviones, se construyó sobre todo para traer turistas a la ciudad de vacaciones, y también para atraer inversores para un nuevo proyecto llamado Marina d’Or Golf, que iba a suponer la creación de una megaciudad con los criterios urbanísticos y estéticos marca de la casa a pocos kilómetros del actual resort. Los planes para esta macrourbanización de 200.000 habitantes (la ciudad de Castellón tiene 171.000) ha sido paralizada por el Tribunal Supremo, al existir un defecto en el procedimiento de tramitación en relación a la normativa ambiental de la Comunidad Valenciana. Pero los portavoces de Marina d’Or ya han anunciado su intención de seguir adelante, buscando otras fórmulas legales para construir. Afortunadamente parece que solos no van a poder hacerlo, ya que la crisis inmobiliaria les dejó muy tocados. Pero que no nos extrañe que este proyecto resucite de aquí a pocos años.
  15. 12M.
    Marina d’Or, Oropesa del Mar (Castellón)
    El GPS nos ha jugado una mala pasada y llegamos a Marina d’Or por un camino rural que atraviesa una rambla. A pesar de la equivocación, nos parece que esta entrada por la puerta de atrás nos da una primera visión más acertada sobre lo que significa Marina d’Or. Esta “ciudad de vacaciones” compuesta por cinco hoteles, 15.000 apartamentos, varios parques de ocio, restaurantes y desfiles de carrozas cada noche, se empezó a erigir en los noventa pegado a 2,5km de costa virgen entre los municipios de Cabanes y Oropesa de Mar. Básicamente un intento de repetir el modelo de Benidorm y Las Vegas, construido todo de una vez y aplicando todo lo que sabemos que no ha funcionado de ambos ejemplos. Acudimos a wikipedia para conocer más datos sobre Marina d’Or y nos encontramos con que el artículo principal está redactado por alguien que parece estar a sueldo de Jesús Ger, el empresario catalán dueño del complejo turístico. De hecho, en el encabezado wikipedia nos alerta de que el artículo no tiene una redacción neutral. Después de la crisis, después del estallido de un terrible modelo urbanístico llega la posverdad sobre el asunto, a saber, no solamente negar la mayor sino contar lo contrario, que el mejor sitio del mundo es Marina d’Or. Que el paraíso está en Marina d’Or.
  16. 11M.
    Cabanes (Castellón)
    Bienvenidos al infierno. La pintada que nos encontramos al entrar en Cabanes la firman las Brigades Antifeixistes Castelló, un grupo de extrema izquierda conocido recientemente por haber realizado diversas acciones en apoyo a la causa independentista a raíz de la aplicación del artículo 155 en Cataluña y la detención de los políticos promotores del referéndum. No sabemos muy bien el sentido de la pintada, nos falta información y contexto. ¿Es Cabanes el infierno? ¿o acaso serán ellos quienes lo procuren? ¿O no se refieren a Cabanes sino a toda la provincia, o quizás a todo el país? Nos resulta desconcertante encontrarnos este mensaje, ya que a nosotros, que vamos en busca del paraíso, resulta que nos dicen que acabamos de entrar en el infierno.
  17. 10M.
    N-340, Cabanes (Castellón)
    La antigua carretera nacional N-340, también conocida como carretera del Mediterráneo por unir Cádiz con Barcelona siguiendo la costa mediterránea de la península, es la más larga de toda España con 1.248 km. La modernización de las vías de transporte terrestre durante los últimos treinta años con la creación de unos 17.000 km de vías de alta capacidad (autopistas y autovías) ha hecho que estas antiguas nacionales y, sobre todo, los negocios que nos encontrábamos a sus orillas se hayan quedado un tanto obsoletos, como de otra época. Las esculturas de inspiración clásica (generalmente copias bastante mal hechas de escayola de esculturas griegas o romanas) situadas como reclamo en negocios de artesanía en los que se vendían cerámicas decorativas y enanos de jardín, eran una imagen relativamente frecuente en nuestros viajes de infancia. Por eso no podemos evitar detenernos para ver más de cerca estas estatuas. Reparamos en una en concreto que está ligeramente inclinada por lo irregular del suelo. Sabiendo que la escayola es frágil, nos provoca cierta tensión verla en equilibrio inestable. Y pensamos que precisamente así, en equilibrio inestable, está también el lugar que habitamos.
  18. 9M.
    Torrenostra, Torreblanca (Castellón)
    Es imposible pensar en la Comunidad Valenciana sin pensar también en naranjas. Aquí se concentra el 55% de la producción nacional de cítricos. En la campaña 2016/2017 se cosecharon casi cuatro millones de toneladas. El origen de la relación entre este territorio y la naranja viene de los tiempos de Al-Ándalus, cuando los naranjos traídos desde China por la Ruta de la Seda fueron introducidos en la península por los árabes, que los apreciaban enormemente para decorar patios y jardines. No es hasta finales del siglo XVIII que se consigue mediante injertos variedades dulces del fruto (la que existía en ese momento era amarga) y comienza la producción agrícola de los cítricos como negocio propiamente dicho, exportando fundamentalmente a Tarragona, Barcelona y el sur de Francia. Hoy en día el sector está en crisis. Los precios pagados a proveedores por kilo de naranja oscila entre 0,20€ y 0,60€ dependiendo de la variedad. Esto ha motivado que muchos productores minoristas hayan decidido talar los naranjos y buscar otras especies más rentables, como el granado o los aguacates. Así, solamente los productores que concentran mucha tierra son capaces de mantener la rentabilidad del naranjo porque pueden vender muchísimas toneladas de fruta. Aunque no todo es de color negro, de unos años a esta parte el comercio de proximidad y la mayor facilidad para eliminar intermediarios gracias a Internet ha hecho que muchos productores puedan seguir cultivando naranjas.
  19. 8M.
    Torrenostra, Torreblanca (Castellón)
    El parque natural del Prat de Cabanes-Torreblanca es el humedal de mayor extensión y mejor conservado de la provincia de Castellón. Está situado entre los términos municipales de Torreblanca y Cabanes. Este parque está sufriendo numerosos incendios. Solamente en lo que llevamos 2018 ya ha habido dos, siempre provocados y siempre con varios focos en días de mucho viento. El primero, en febrero, arrasó 100 hectáreas de espacio protegido, y el último, a mediados de marzo, quemó 176 hectáreas más (la superficie total del parque es aproximadamente de 800 Ha). El Prat linda al norte con en el núcleo urbano de Torrenostra, una urbanización de playa realizada sobre un pequeño pueblo pesquero en los sesenta con fines turísticos. Nos damos un paseo por Torrenostra y nos llama poderosamente la atención lo vacío que está, más si cabe que los municipios turísticos de Alicante que ya hemos visitado. Todos los cierres están echados, las persianas bajadas, casi ningún coche y solamente vemos paseando por allí a algún turista despistado que se ha acercado, como nosotros, a ver el humedal. Nos montamos en el coche para seguir nuestro camino mientras dejamos atrás Torrenostra y su nuevo desarrollo urbanístico cuajado de esqueletos de viviendas que se quedaron así tras la crisis inmobiliaria.
  20. 7M.
    Coves de Vinromà (Castellón)
    Nos encontramos en el Barranco de la Valltorta, un lugar en el que sus primeros pobladores dejaron magníficas pinturas rupestres hace aproximadamente 7.000 años. En aquel momento el paisaje, apenas degradado, no tenía nada que ver con lo que es hoy en día. Milenios de sobrexplotación de la madera de los bosques, la apertura de prados para favorecer el crecimiento de pasto para el ganado y la roturación del monte para la agricultura transformó el paraje en un paisaje antrópico, humanizado. Solamente quedan como testigos de lo ocurrido las numerosas cuevas y abrigos que salpican el barranco. Vemos dos de ellas juntas asomando por encima de la vegetación. Parecen un par de ojos que otean el horizonte con la mirada perdida. Miramos hacia donde miran las cuevas e intentamos imaginar cómo era originalmente aquel lugar. Y de repente viene a nuestra memoria los primeros versos del poema de Quevedo: “Buscas en Roma a Roma, ¡oh peregrino!, y en Roma misma a Roma no la hallas”
  21. 6M.
    San Mateo (Castellón)
    Hace pocos años una multinacional canadiense solicitó permiso para realizar un estudio para la extracción de hidrocarburos en el Maestrat mediante la técnica de fracking. La zona de actuación de este estudio comprendía 200.000 hectáreas y 41 municipios de la comarca. El fracking o fracturación hidráulica es una técnica de extracción petrolífera y gasífera que consiste en la inyección a presión de grandes cantidades de agua mezclada con químicos (muchas veces desconocidos por la negativa de las empresas extractoras a revelar aquellos que utilizan en sus fluidos), para romper el terreno y liberar así los hidrocarburos aprisionados en pequeñas bolsas para posteriormente bombearlos a la superficie. Según los detractores de este sistema, ampliamente extendido en Estados Unidos, el fracking supone un grave peligro de contaminación para los acuíferos, para el aire y para el propio terreno por el peligro de vertido debido a la mala gestión de los residuos. En verano del año pasado la empresa canadiense renunciaba a llevar a cabo los estudios, así que de momento el Maestrat queda libre de fracking. Los motivos no tienen que ver tanto con la presión social sino con la bajada del precio del barril de petróleo por debajo de un umbral en el que este tipo de extracción deja de ser rentable.
  22. 5M.
    Embalse de Ulldecona (Castellón)
    Ángel es el dueño de un hotel situado junto a la presa de Ulldecona. Posee un embarcadero para embarcaciones de recreo que ahora mismo está en dique seco por la sequía. Resignado nos cuenta que aguantarán como puedan esta temporada hasta que lleguen lluvias que puedan llenar el embalse el próximo otoño, ya que el principal atractivo de su hotel es el agua que lo rodea cuando el pantano está lleno. En su opinión no entiende por qué no se autoriza el trasvase del Ebro a la cuenca del Júcar estando a tan solo 20 kilómetros de donde nos encontramos. Nos dice que es falta de solidaridad por parte de Cataluña, que se han echado a perder al Mediterráneo millones de litros en la reciente crecida del Ebro. Preguntado sobre la ausencia de lluvias en la zona Ángel nos responde que es culpa de las avionetas que fumigan las nubes para evitar lluvias que arruinarían los cultivos de arroz del delta del Ebro. Nos mostramos escépticos, pero él se reafirma diciendo que ha escuchado avionetas a las seis de la mañana días de tormenta y que a las pocas horas las nubes habían desaparecido. Dejamos atrás el embalse para dirigirnos hacia el sur de la provincia por la única carretera posible, e inevitablemente pasamos por La Sénia, un pueblo de Tarragona pegado a la frontera con Castellón. Una estelada nos saluda recordándonos que hemos salido unos metros de la Comunidad Valenciana.
  23. 4M.
    Embalse de Ulldecona (Castellón)
    Subimos al extremo norte de la provincia de Castellón para visitar el embalse de Ulldecona, que según los datos que habíamos consultado previamente se encontraba al 0% de agua embalsada. Tiene una capacidad de 11 hm3, el cuarto más pequeño de la Comunidad Valenciana. La media de agua embalsada de los últimos diez años es 7 hm3, un 66,36 %, y el año pasado por estas fechas contenía 8 hm3, un 72,73 % de su volumen total. Cuando llegamos a la presa vemos que hay algo de agua en el fondo del pantano, aunque no la suficiente como para desaguar el caudal ecológico que mantendría el cauce del Cenia con agua río abajo. Han quedado al descubierto la antigua carretera que existía antes del embalse y las obras de desvío del río que se hicieron para poder construir la presa de gravedad en 1967, que fue financiada por los labradores del pueblo de Ulldecona, en Tarragona (de ahí su nombre). Durante algo más de un año, entre 1999 y 2000, el embalse también estuvo completamente seco. Una gota fría que descargó 600 l/m2 lo llenó en 18 horas.
  24. 3M.
    Requena (Valencia)
    "Al meu país la pluja
    Al meu país la pluja no sap ploure:
    o plou poc o plou massa;
    si plou poc és la sequera,
    si plou massa és la catàstrofe.
    Qui portarà la pluja a escola?
    Qui li dirà com s’ha de ploure?
    Al meu país la pluja no sap ploure."

    "En mi país la lluvia
    En mi país la lluvia no sabe llover:
    o llueve poco o llueve demasiado;
    si llueve poco es la sequía,
    si llueve demasiado es la catástrofe.
    ¿Quién enviará a la lluvia a la escuela?
    ¿Quién le dirá cómo se debe llover?
    En mi país la lluvia no sabe llover."

    Raimon
  25. 2M.
    Buñol (Valencia)
    Al bajar del monte después de hacer la foto a Nelson, pasamos por debajo del viaducto de Buñol. Tenemos la sensación de que nos engulle una enorme serpiente.
  26. 1M.
    Buñol (Valencia)
    En el siglo XIX Buñol producía trigo, cebada, avena, maíz, seda, vino, aceite, algarrobas, pasas, legumbres, frutas y hortalizas; había también ganado lanar y cabrío, siete fábricas de papel, seis molinos harineros y dos batanes. A principios del siglo XX, eran 22 las fábricas de papel que existían en las dos orillas del río. En 1917, además, se construyó la cementera de la Compañía Valenciana de Cementos Portland, conocida con el tiempo como Valenciana de Cementos o La Valenciana. Era su época de máximo esplendor y Buñol pasó a convertirse en una amplia zona industrial; fruto de este desarrollo se creó un fuerte movimiento obrero. En 1992 la empresa mexicana CEMEX se estableció en España tras la compra de esta cementera por 150.000 millones de pesetas, la mayor operación de compra empresarial de la historia española hasta el momento. La antigua fábrica fue abandonada en los años 80 y se construyó una nueva al lado debido a la gran demanda de material de construcción. Desde 2011 la situación ha cambiado, el consumo de cemento ha decrecido y el coste de su producción ha ido en aumento por lo que los despidos y reajustes en la plantilla han sido habituales. Las fábricas de papel han corrido peor suerte, han cerrado casi todas. En 2017, coincidiendo con la declaración de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, se producía el cese de actividad de la única empresa de la Comunidad Valenciana que suministraba cartón piedra a los artistas falleros. Arriba del monte que hemos subido para fotografiar la antigua cementera nos hemos encontrado con Nelson y su perro Fito. Suelen venir por aquí para pasear y correr ya que les encantan los montes y bosques que rodean Buñol. Él tiene 17 años y está estudiando Electrónica, Robótica y Mecatrónica, “lo que ahora tiene futuro” nos cuenta.
  27. 30A.
    Buñol (Valencia)
    Dos santos cristianos están asociados al caballo blanco: Santiago el Mayor y san Jorge. El primero, como patrón de España, cabalga sobre un caballo blanco mientras lucha, sobretodo durante lo que se ha venido a llamar la Reconquista. San Jorge, san Jordi en Valencia, es el patrón de los jinetes. Este soldado romano de Capadocia, mártir y más tarde santo cristiano, fue el que mató al dragón clavándole su espada y salvando a la princesa. De la sangre que brotó del cuerpo sin vida del monstruo nació una rosa roja que el caballero ofreció a la princesa. Por eso en partes de la Comunidad Valenciana, Cataluña y Baleares es costumbre que cada 23 de abril, día en que se conmemora la muerte de este santo, los hombres regalen rosas a las mujeres mientras ellas les regalan un libro, recordando el fallecimiento de Cervantes y Shakespeare. Hoy, subiendo un monte para hacer una foto de la cementera abandonada de Buñol, nos encontramos a este caballo blanco en una escombrera ilegal.
  28. 29A.
    Requena (Valencia)
    Alvar Aalto nació en Kuortane, Finlandia. Perteneció al Movimiento Moderno de arquitectura de las primeras décadas del siglo XX. Este arquitecto diseñó Villa Mairea en el año 1939, una casa residencial de veraneo en Noormarkkum, también en Finlandia. Al lado de esta edificación incluyó la primera piscina con forma de riñón que se conoce en el mundo. Con el tiempo, este tipo de piscina se popularizó a lo largo de EEUU, especialmente en California, y se convirtió en un símbolo de la “Buena Vida” de mediados de los años 70. Durante la sequía que asoló el sur de California en el verano de 1975, muchas de estas piscinas fueron vaciadas por orden de las autoridades, convirtiéndose en un terreno ideal para que los skaters de la época disfrutaran del suelo y las paredes curvas de hormigón que eran perfectas para sus monopatines. Aquí también se popularizaron estas piscinas y también son símbolo de opulencia, aunque lo normal es comprase la versión “barata”, las que están prefabricadas en fibra de vidrio y resina de poliéster.
  29. 28A.
    Requena (Valencia)
    Perteneciente inicialmente a Castilla-La Mancha, Requena pasó a formar parte de la provincia de Valencia en junio de 1851. Hubo un tiempo en el que el Hotel Paraje San José era símbolo de grandeza y crecimiento. Este complejo de cuatro estrellas inaugurado en 2014 y con aspecto de castillo tenía un total de 66 habitaciones, de las cuales una veintena eran suites. Su puesta en marcha pretendía ser un repunte de la actividad de la zona, con la celebración de conciertos o bodas. Apenas unos años después de su construcción, la edificación está abandonada y en ruinas. La complejidad de llevar adelante un proyecto de esta magnitud hizo mella en sus dueños y, desde entonces, ha pasado por un sinfín de manos. Desde que el hotel cesara definitivamente su actividad no han sido pocos los que han aprovechado para entrar en sus instalaciones y hacerse con aquello que podían. Poco a poco han ido desapareciendo bañeras con hidromasaje, televisores, puertas, bombillas...
  30. 27A.
    Requena (Valencia)
    Un regajo es un charco que se forma de un arroyuelo. En Requena hay un pequeño arroyo que recibe este nombre. Está situado al lado de la fuente Bernate. Este entorno fue urbanizado hacia 1836, existen fotografías de este lugar desde finales del siglo XIX. Este es su aspecto en el siglo XXI.
  31. 26A.
    Valencia
    El que algún dia debería ser el nuevo estadio del Valencia CF ya se ha convertido en parte del "skyline" de Valencia. Otra masa de cemento que se erige sobre la ciudad como recuerdo de los tiempos dorados de la burbuja de la construcción. Los miembros, datos, incógnitas y valores de la ecuación son los mismos aquí como en el resto del país: Ayuntamiento, Diputación (en este caso Generalitat), recalificación, zona residencial, zona comercial, hotel de lujo, deuda, banco (en este caso Rodrigo Rato y Bankia), pelotazo, conexiones ocultas con los beneficiarios del plan urbanístico, "sacar tajada", necesidad de un "caballo balnco"... Total: obras paradas (en el caso del Nuevo Mestalla desde 2009) y deudas sin resolver que cada año aumentan (350 millones) y que se intentará que sean cubiertas por las administraciones públicas.
  32. 25A.
    Valencia
    La Ciudad de las Artes y las Ciencias, el complejo arquitectónico diseñado por Santiago Calatrava que transformó la imagen de la ciudad de Valencia, costó cuatro veces más de lo presupuestado inicialmente. La inversión que iba a ser de 308 millones de euros aumentó hasta los 1.282. Es curioso, este proyecto nació en 1986 de la mano del socialista Joan Lerma. El PP lo tachó de faraónico hasta ganar las elecciones en 1995, momento en el que lo modificó y amplió hasta llegar a lo que conocemos hoy. Nada se sabe de los cientos de millones gastados en el sobrecoste de las obras, la oposicion nunca pudo acceder a los expedientes relacionados con la Ciudad de las Artes y las Ciencias. El Ágora costó cerca de 90 millones de euros, se construyó sin tener su uso pensado y no se le encontró ninguno después. Además tenía goteras. En lo que sí se convirtió fue en uno de los símbolos de la época de mayor despilfarro en la Comundad Valenciana. Hoy en dia se están acabando las obras de remodelación y mejora para convertirlo en un CaixaForum. Este es el panorama que vemos a la hora de hacer la foto de esta Ciudad de las Artes y las Ciencias. Al darnos la vuelta vemos a Nico, que nos ha acompañado esta vez en nuestro trabajo. A saber cual será su futuro. Nosotros estamos en medio.
  33. 24A.
    En algún punto del Parque Natural de la Albufera (Valencia)
    Hubo un tiempo en el que el agua de la Albufera era salada. Primero fue una bahía pero poco a poco y debido a las aportaciones sedimentarias de sucesivas riadas se fue formando una barrera que empezó a aislarla parcialmente convirtiéndola en un pequeño mar interior que iba desde Cullera hasta Valencia. Existían campos de cultivo pero la pesca era la máxima actividad que se desarrollaba en ella. La gran expansión del arroz no se produjo hasta bien entrado el siglo XVIII, alcanzando su máximo desarrollo durante todo el XIX y las primeras décadas del siglo XX. El peso de la rentabilidad económica del cultivo del arroz creció frente al de la pesca, favoreciendo los continuos y constantes aterramientos a costa del lago. Paulatinamente tomaron preponderancia los caudales de agua dulce que llegaban por los cauces del Júcar y el Turia. El proceso de desplazamiento se había completado; ahora era el agua dulce la que llegaba hasta el mar, en vez de penetrar la de éste. La fauna y flora han ido cambiando con estas transformaciones. Hoy son las especies invasoras las que se están imponiendo. La entrada de especies exóticas en el parque natural de la mano de hombre ha sido una constante creciente en el último siglo y eso se ha convertido en un verdadero problema a la hora de preservar la biodiversidad conocida de los últimos siglos. Especies invasoras como la perca sol, la carpa o el siluro han desplazado a otras autóctonas como el samaruc o el fartet.
  34. 23A.
    Tancat de Milia, Sollana (Valencia)
    Javi nació en el País Vasco y desde hace varios años trabaja en el Tancat de Milia. Se encarga de hacer funcionar este humedal artificial situado en la orilla sur de la Albufera. Allí, en un antiguo arrozal reconvertido en filtro verde, se encarga del sistema que permite reutilizar los efluentes de la depuradora de Albufera Sur dándoles un último tratamiento de afino antes de su llegada a la laguna. El agua eutrofizada que llega a este tancat, con una sobreabundancia de nutrientes procedentes de las actividades humanas que producen una proliferación descontrolada de bacterias cianofíceas que forman una capa en superficie que impide el paso de la luz solar, la fotosíntesis y, en definitiva, la vida bajo esa capa, se distribuye por una serie de parcelas antes de desembocar en la laguna. En ellas están los llamados filtros verdes, es decir, diferentes plantas acuáticas como eneas, carrizo, masiega y lirios, muy eficaces en la absorción de nutrientes. Así, este agua que acabará en la Albufera, tras circular por los filtros mediante un sistema de canales naturales y compuertas, llega con una reducción considerable de nitratos, fosfatos y sólidos en suspensión. El Tancat de Milia lleva décadas sufriendo una preocupante eutrofia que degrada la calidad del ecosistema, pone en peligro la fauna y flora autóctona y facilita el establecimiento de especies invasoras. La Albufera vive bajo una gran presión humana y está rodeada de miles de hectáreas de cultivo. Con menos agua de la que le correspondería y en un contexto de cambio climático en el que la falta de agua de estos años es una constante, esta laguna se alimenta de sobrantes de riego y agua de depuradoras que conlleva un sistema sobrecargado de nutrientes. El objetivo de este filtro verde es, por lo menos, aumentar la calidad del agua que ya le llega.
  35. 22A.
    Parador de El Saler, Parque Natural de la Albufera (Valencia)
    En 1962 se presentó el proyecto que pretendía urbanizar El Saler y la Devesa de la Albufera. Son los años del desarrollismo en España y el fomento del turismo masivo de “sol y playa” se convierte en una máxima para la dictadura franquista. El Ayuntamiento de Valencia, la constructora TEVASA (Terrenos de Valencia, S.A.) y el Ministerio de la Vivienda consiguieron aprobar en 1965 un plan urbanístico que iba a transformar de forma drástica uno de los parajes más importantes de la costa mediterránea por su valor medioambiental. Pero la sociedad valenciana se movilizó en contra. Bajo el lema "El Saler per al poble" se consiguió paralizar este plan inmobiliario y especulativo. En 1986, la Albufera y la Devesa fueron declarados Parque Natural. Entre las construcciones que se consiguieron llevar a cabo hay más de una veintena de torres de apartamentos, un par de urbanizaciones de chalets, un Parador Nacional y un campo de golf. El franquismo creía tanto en este proyecto turístico de El Saler que la primera piedra que se puso para establecer el “Cancún mediterráneo” fue la del parador. Se consiguió terminar en 1966 y se le dotó de un campo de golf que se concluyó dos años después. A día de hoy todavía se reivindica la recuperación de los terrenos dedicados a la práctica de este deporte que se sitúan dentro del área ecológica más importante del Parque Natural de la Albufera.
  36. 21A.
    Mirador de la Albufera (Valencia)
    Vicente Blasco Ibáñez fue escritor, periodista y político. Mientras que muchos autores de la “Renaixença valenciana” coetáneos presentaban a la huerta de Valencia como un inmenso jardín que parecía el paraíso, Blasco Ibáñez se centró en contar los problemas sociales que en ella ocurrían, la lucha entre los propietarios y los labradores y la desigualdad entre ricos y pobres. Él era laico, anticlerical y republicano por lo que la derecha le rechazaba mientras que la izquierda nacionalista no le tenía en consideración por escribir en castellano. Como periodista denunció la trama de corrupción más grande de la historia de España llevada a cabo por Alfonso XIII, Primo de Rivera y toda la oligarquía española del momento. Como escritor tuvo mucho éxito, sus libros fueron superventas, se tradujeron a varios idiomas y sus guiones eran de los más cotizados en Hollywood en aquella época, hecho que nunca gustó a los escritores de la Generación del 98. Como político fue un agitador de masas, defendía que el problema del pueblo era la falta de educación, de manera que la extendió de forma gratuita para las clases bajas y democratizó el acceso a la información con un diario, “El Pueblo”, que se vendía a un precio mucho más bajo que el resto. Varias de sus novelas se desarrollan en la Albufera. “Cañas y barro” (1902) cuenta la historia del clan de los Palomas, el conflicto generacional entre el más pequeño, Tonet, con su padre y su abuelo. Al regreso de Tonet de Cuba, él recupera su amor de juventud con Neleta, esposa de Cañamel, el rico tabernero de El Palmar. Se convierten en amantes y, cuando muere el esposo de ella, no pueden casare porque él ha dejado estipulado en su testamento que su mujer perdería la herencia si se desposaba de nuevo o daba lugar a fundadas sospechas de infidelidad a su memoria. Esto traerá consecuencias trágicas para los amantes. Hoy, nos encontramos con esta pareja de recién casados en el mirador de la Albufera, les deseamos la mejor de las suertes.
  37. 20A.
    Mirador de la Albufera (Valencia)
    Del mirador de la Albufera, justo al lado de la Gola de Pujol, es de donde parten las "albuferencs", las embarcaciones típicas que dan paseos a los turistas por la laguna. Muchos de los barqueros son de una misma familia y regentan el negocio desde hace varias generaciones. Antiguamente, llevaban a los cazadores a zonas determinadas de la Albufera para abatir aves, a pescadores que necesitaban ayuda con la captura, hacían de transportistas o daban paseos a la gente de la zona. Actualmente, su máximo negocio es organizar rutas en sus barcas para los turistas venidos de fuera. Cuando los excursionistas acaban, se encuentran con la CV-500, la que en su día fue conocida por ser la carretera de las discotecas de la "ruta del bakalao". El año pasado se redujo el ancho de cada sentido de la vía para ganar arcén para el carril bici, se dispuso una línea continua, elementos para ralentizar, semáforos, se limitó la velocidad máxima a 60km/h y se colocó un radar fijo. Estas medidas se llevaron a cabo para apaciguar el tránsito de esta concurrida carretera llena de coches, motos, autobuses, tractores, bicis y peatones y para proteger a los animales del Parque Natural de la Albufera, ya que este tramo era el de mayor mortandad animal del país. Las protestas de los vecinos no tardaron en llegar, el radar apareció tiroteado dos días después de que lo instalaran.
  38. 19A.
    Centro de Interpretación Racó de l'Olla, La Albufera (Valencia)
    De nuevo asistimos a una clase magistral. En este caso es Nacho, experto ornitólogo que trabaja en el Parque Natural de la Albufera, quien nos la da. En el interior de un hide para observación de aves situado en los terrenos de lo que fue en los 60 y 70 el Hipódromo de Valencia, nos hace un extenso repaso de la situación de la avifauna de la Albufera. En este lugar, recomprado por el Ayuntamiento a la Sociedad Valenciana de Carreras de Caballos después de su ruinosa gestión, se creó entre 1985 y 1992 una zona de reserva integral destinada a la nidificación y refugio de especies de aves acuáticas. Es un refugio de 40 hectáreas en donde las aves se han convertido en "3.0" segun Nacho. "Vuelan en torbellino, comen y vuelven a la reserva. Practicamente no hay ni un solo nido fuera de aquí. Han aprendido por ensayo y error. La avifauna de hoy en día son aves que saben sobrevivir a la caza y el arroz pero no porque sean sostenibles." Es bonito como acaba nuestra conversacion: "para mi cualquier conocimiento es muy atractivo, pero la ornitología en particular me hace disfrutar mucho más, la verdad. Y esa es la ventaja de ser ornitólogo, que estás haciendo una escala en Hong-Kong y sales y ves en el jardín un mosquitero de Pallas cuando el resto ha estado en la cafetería. Tiene ese punto, te hace disfrutar un poco más de todo. Tu puedes ir a Egipto, a ver las tumbas egipcias y alucinar pero si encima ves un pluvial o ves una garceta dimorfa disfrutas aún más".
  39. 18A.
    En algún punto del Parque Natural de la Albufera (Valencia)
    Lo primero que vimos cuando nos adentramos en la Albufera fue a unos “colombaires”. Estos hombres, después de almorzar, hacían volar a sus palomos en torno a un viejo secadero de arroz abandonado. Estaban entrenando la prueba denominada “paloma de suelta”, que consiste en el lanzamiento de una hembra, adornada con una pluma blanca que sobresale de la cola y que la distingue, para que los machos participantes, decorados con intensos colores, intenten conseguir estar el máximo de tiempo con ella. Quien lo consiga, ganará. Hoy no hay árbitros, no hay competición y por lo tanto no hay apuestas. Los dueños que han criado estos palomos simplemente pasan la mañana practicando este arte que fue introducido por los árabes en la Península a partir del 711.
  40. 17A.
    Canet de Berenguer (Valencia)
    En uno de los márgenes del cauce seco del Palancia nos encontramos con Pepe. Este río nace en la provincia de Castellón, concretamente en el término municipal de El Toro, y desemboca entre Sagunto y Canet de Berenguer. Su agua es aprovechada para el riego de los campos de labor, tanto que, tras su desvío a la Acequia Mayor de Sagunto en Sot de Ferrer, se queda prácticamente seco. Entre los árboles que quedan en Canet, este jubilado se entretiene recogiendo los espárragos verdes que han salido después de las últimas lluvias. “Yo venía aquí con mi padre y mis amigos, pescábamos anguilas, era un río caudaloso, amplio, con mucha vida, con muchos pájaros. Ahora todo ha cambiado, más desde que construyeron el embalse del Regajo en el 59. Fijaos, donde antes había un río, ahora hay una carretera”.
  41. 16A.
    La Alquería de Vicent Martí, Alboraya (Valencia)
    Es difícil poder resumir en unas pocas líneas todo lo que hablamos durante las dos horas que estuvimos con Vicent Martí en la alquería que lleva su nombre. Su discurso es claro, firme y didáctico, sus ideas son cristalinas y el conocimiento de su trabajo es ingente. Recibimos una clase magistral de la mano de alguien que lleva décadas defendiendo la necesidad de continuar y avanzar el conocimiento de la agricultura tradicional, obviamente atendiendo a los desarrollos técnicos y científicos, pero introduciéndolos con cuenta gotas, de manera respetuosa con la tierra, de forma útil y sin caer en los excesos y problemas medioambientales, culturales, sociales y de salud que trajo consigo la “revolución verde” que se inició en los años 60. Vicent nos cuenta como, en particular, los políticos, las multinacionales y los lobbys, interesados solo en engordar sus bolsillos sin importarles la manera de conseguirlo, y, en general, la sociedad siguen sin respetar ni valorar a labradores que intentan producir alimentos saludables, libres de glisofatos, herbicidas e insecticidas y ricos en vitaminas y minerales tal y como hace él desde hace 34 años a través de la venta directa de sus verduras y hortalizas cultivadas tal y como aprendió de niño. "La gente que está trabajando con las materias primas es la que más discriminada está social y económicamente, somos la última mierda de la sociedad. La agricultura y el arte de pescar es muy antiguo pero el arte de contaminar el mar y el arte de envenenar la tierra sí que es muy moderno." Vicent, a sus 65 años, es, además, combativo y muy activo. Nos cuenta como ahora, a parte de sus charlas, cursos y diferentes acciones, quiere llevar a cabo la creación de escuelas en los pueblos que formen a los jóvenes para labrar la tierra. Y tiene que ser ahora, ya, en el presente para que tengan un futuro. Escuelas que interesen a la gente, formativas, que no anulen, que den cultura y que creen pensamiento crítico.
  42. 15A.
    En algún punto de la V-21, cerca del Barranco del Carraixet, Alboraya (Valencia)
    La barraca es el edificio típico de los labradores en la Comunidad Valencia. Esta vivienda familiar, propia de minifundios, presenta una planta rectangular de unos nueve por cinco metros y una cubierta triangular y apuntada para desaguar el agua en los periodos de gota fría. Para su construcción se utilizaban materiales de la zona tales como los troncos de chopo o morera, el barro, las cañas, los juncos o los carrizos. Con el tiempo se han ido modificando e incorporando nuevos materiales industriales en su construcción y mantenimiento. Poco a poco, debido al crecimiento de los pueblos y las ciudades y al abandono del campo, han ido desapareciendo. Actualmente quedan muy pocas de estas construcciones que han sido una parte histórica del paisaje y la cultura valenciana. Muchas de las que han conseguido sobrevivir ha sido gracias a que se han convertido en casas rurales, hoteles o residencias veraniegas. El día que nos encontramos con esta barraca en unos de los márgenes de V-21, nos cruzamos con un coche con matrícula francesa en el que iba una pareja que acababa de estar cogiendo el teléfono que aparece en el cartel.
  43. 14A.
    Port Saplaya, Alboraya (Valencia)
    Port Saplaya es una urbanización construida en los 70 en Alboraya que constituye uno de los grandes hitos “kitsch” de la costa valenciana. Este gigante situado en l’Horta Nord y frente al mar transformó social, arquitectónica y urbanísticamente para siempre la zona. Eran los años del desarrollismo acelerado en donde la mayor ventaja de esta operación urbanística fue el negocio inmobiliario. La conocida como la “pequeña Venecia” valenciana no tiene nada que ver con el lugar urbanística y paisajísticamente, no consigue mejorar su entorno, es especulativa y su inspiración a medio camino entre la arquitectura veneciana y la de la costa amalfitana nada tiene que ver ni reinterpreta los modelos urbanísticos y arquitectónicos característicos de los pueblos marineros de la zona. Es desconcertante y kitsch, resume, tal y como explica el arquitecto Miguel Arraiz “el conflicto que todo valenciano tiene dentro. Hacemos arquitecturas agradables de vivir, pero que destrozan el entorno. Con la excusa del "qué bien se vive en Valencia" las aceptamos sin mayor crítica. Nos conformamos con lo bueno, nunca con lo mejor y nos apasiona lo ostentoso aunque sea de cartón piedra”. Todas las tardes esta pequeña ciudad se llena de gente. Recorre sus calles y canales cumpliendo lo que Adorno estableció sobre lo “kitsch” dentro de la industria cultural, donde el arte es controlado y planeado por las necesidades del mercado y es dado a un pueblo pasivo que lo acepta. Lo que es comercializado es un arte que no cambia y que es formalmente incoherente, pero que sirve para dar a la audiencia ocio y algo que mirar. El turismo y lo kitsch responden a lo mismo, a una industria capitalista que marca una actitud mental en donde todo es controlado y planeado por las necesidades de un mercado que en muchas ocasiones es incoherente y que suele producir el descalabro de ideales, naturaleza y personas.
  44. 13A.
    En algún punto de la V-21, cerca de El Puig (Valencia)
    En la década de los 60 del siglo XX, iniciada con el Plan de Estabilización de 1959, España experimentó un crecimiento económico basado en la industria, la emigración y el turismo de sol y playa. En Valencia, el Mediterráneo adquirió ese tópico desarrollista que lo identificaba como un paréntesis, un escenario de relajacion de la moral nacional durante el verano por contagio del desinhibido turismo extranjero. Lugares como El Saler, Cullera, La Pobla de Farnals o El Puig fueron ocupados por grandes torres de apartamentos bajo el reclamo del sol, la playa, la paella y las naranjas. El llamado "milagro económico español" que se produjo en el segundo franquismo (1959-1975), también llamado franquismo desarrollista, no estuvo acompañado de cambios políticos pero sí supuso una recuperación de oportunidades anteriormente perdidas a causa de las limitaciones que imponía la dictadura autárquica e intervencionista de Franco. Fueron los "dorados sesenta" de promociones y torres al lado del mar, construidas sin orden ni control, que cambiaron para siempre el paisaje y el territorio de muchas de las playas de Valencia. Hoy, cerca de El Puig, nos hemos encontramos con David. Trabaja en un picadero cercano y, como se le ha estropeado el coche, hace todos sus desplazamientos a caballo por estas tierras que, hace no mucho, vivían bajo el sindrome de nuestra peculiar "fiebre del oro".
  45. 12A.
    El Grau Vell, Puerto de Sagunto (Valencia)
    Dando vueltas por los solares aún sin construir del Parc Sagunt 2 nos encontramos con el Grau Vell. Esta pequeña población situada frente al mar y colindante con la Marjal dels Moros, está constituida por una treintena de casas que forman la única calle de este pequeño poblado. Durante todo el año habitan seis familias, pero durante el verano son unas 28 las que viven en este espacio histórico costero. En donde ahora vienen jubilados como Ramón a arreglar su barca o jóvenes como Laura y Saray a echar el día, se construyó el puerto antiguo de Sagunto, cuyos inicios datan del siglo VI a.C. Este puerto íbero-romano fue uno de los nudos de comunicación y transporte de mercancia mas importantes de su época. Hoy, sus restos descansan bajo chumberas y basura.
    Desde 1907, año en el que se construyó al norte el puerto nuevo para dotar de una mayor infraestructura a la Planta Siderúrgica, el Grau Vell quedó como un simple puerto sin aprovechamiento para la pesca debido a la alta contaminación de sus aguas causada por las escorias y desechos metalúrgicos. Su decadencia trajo consigo el asentamiento de labradores, los cuales desecaron el marjal próximo para su cultivo. Con el desarrollo del Parc Sagunt 2 muchos de esos campos se han expropiado o vendido para la instalación de nuevas industrias o centros logísticos.
  46. 11A.
    Puerto de Sagunto (Valencia)
    El Puerto de Sagunto es un núcleo urbano y marítimo nacido a principios del siglo XX. Su fisionomía, al contrario de lo que ocurre con el núcleo histórico que se sitúa en las faldas del Castillo de Sagunto, dependía del muelle y la industria siderúrgica que allí se establecieron. Las alquerías diseminadas en las zonas pantanosas y el marjal situado a lado de playa de cantos rodados de Sagunto cambió cuando los vascos Ramón de la Sota y Eduardo Aznar vieron el potencial que tenía este lugar en cuanto a su salida al mar y a la cercanía a las minas de hierro de Ojos Negros de Teruel, de la que habían conseguido una concesión para su explotación. Alrededor de esta industria se crearon talleres, factorías, oficinas, líneas de ferrocarril, centros de asistencia sanitarita, escuelas, barrios obreros y residencias para directivos y personal técnico desplazados desde el País Vasco. Estas últimas viviendas conformaron la llamada Colonia Ciudad Jardín, las cuales fueron abandonadas a partir de la década de los 80 cuando Altos Hornos del Mediterráneo dejó de funcionar. Esta empresa, que había comprado la Compañía Minera Sierra Menera de Aznar y De la Sota en 1940, fue clausurada en 1984. Se desmantelaron sus instalaciones quedando sólo en pie pero sin actividad el Horno Alto nº2 y un par de sus naves industriales. Sagunto sufrió una gran crisis en las décadas de la Reconversión industrial y desde entonces se ha intentado relanzar este puerto para que vuelva a ser rentable con acciones como el Parc Sagunt, que estaba llamado a ser el mayor parque industrial de Europa, o la Nau, un moderno espacio escénico situado en la antigua siderurgia y que fue otro de los grandes proyectos fallidos que la anterior administración valenciana dejó estancados cuando perdió el poder y que ahora se intenta recuperar.
  47. 10A.
    Embalse de Benagéber (Valencia)
    El embalse de Benagéber, enclavado en el río Turia, comenzó su historia en el año 1931, fecha en la que la Dirección General de Obras Hidráulicas aprobó su construcción. Un año después, el presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora inauguraba las obras con el nombre de pantano de Blasco Ibáñez aunque su construcción no se terminó hasta el año 1955, momento en el que pasó a llamarse embalse del Generalísimo. Mientras los representantes de la huerta y de los pueblos beneficiados estaban encantados con la nueva construcción, los vecinos de Benagéber tuvieron que marcharse de sus casas con la construcción de este embalse. Se desplazaron a un nuevo núcleo construido a pocos kilómetros del embalse, que conserva el nombre de Benagéber, y a otros dos más cercanos a Valencia, San Antonio y San Isidro de Benagéber. Cerca de la presa y enfrente del aliviadero tipo “Morning Glory” que a día de hoy no tiene agua que expulsar, se encuentra la cementera que se construyó para abastecer a las obras. Una vez finalizadas, la planta siguió siendo explotada por Portolés y Cia. que posteriormente la vendió junto a otra que tenía en Contreras, a Cementos Turia de Burjassot que la mantuvo durante algún tiempo en explotación hasta que la cerró a mediados de la década de los setenta. De ahí salió también el cemento con el que se construyó el embalse de Loriguilla y el canal de Turia. Actualmente, este embalse está al 34% de su capacidad.
  48. 9A.
    Barranco del Prado, Tuéjar (Valencia)
    “Me llamo Luboslav Penev, como el futbolista”. “Lubo” es búlgaro y lleva 20 años en España. Desde la carretera le vimos junto a sus ovejas en el barranco del Prado, cerca de Tuéjar, una localidad situada en la comarca de los Serranos. Ese día había conseguido que su rebaño comiera pasto fresco ya que por fin había llovido después de muchos meses. Muchas de sus ovejas, las más mayores, han muerto durante este año por no poder comer hierbas y plantas en los montes. Las ha intentado mantener con forraje y pienso pero no han aguantado. Mientras le acompañamos en su pastoreo nos enseña construcciones abandonadas. Nos cuenta como todo se está arruinando ya que la gente joven se va, no tienen trabajo o el que hay está muy mal pagado, emigran y todo se cae ya que no hay nadie que pueda cuidar de estas tierras. Él piensa que se debería asistir más y ponérselo más fácil a los pequeños agricultores y ganaderos como él. Los que más tierras y cabezas de ganado tienen son los que se llevan todas las ayudas. Lubo cree que, al final, son las personas como él las que cuidan realmente de los pueblos y los campos, no las grandes empresas ni los latifundistas. “Esto no funciona, los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres”. Lo último que nos dice tras despedirnos y agradecerle su tiempo es “pensad muy bien a quién votáis la próxima vez”.
  49. 8A.
    Calles (Valencia)
    En Occidente el simbolismo principal de las ranas tiene que ver con la fertilidad y la resurrección. Es por esto por lo que las solemos ver en las pilas bautismales de las iglesias. En China las ranas se utilizan o son imitadas para obtener la lluvia y en Japón se las consideran un indicio de buenas nuevas y están asociadas a la alegría y a la felicidad. Su presencia simboliza la buena suerte y los buenos augurios. La rana remite al agua, su elemento natural, pero también representa la transición de agua a la tierra. Esta es la razón por la que también las solemos ver en fuentes. Otros elementos y palabras claves asociadas con las ranas son renacimiento, renovación, liderazgo, transiciones, oportunidad, intermediario y metamorfosis. Conceptos que están también muy asociados a uno de los elementos que desde la década de los 60 más se ven en nuestro paisaje, la glorieta o rotonda, ese símbolo de progreso y modernidad.
  50. 7A.
    Loriguilla (Valencia)
    Desde el 27 de noviembre de 1967, día en el que se inauguró el embalse, Loriguilla es un municipio presente en dos tierras. El antiguo pueblo está sumergido bajo sus aguas mientras que el nuevo se encuentra a pocos kilómetros de Valencia. Esta es la historia de muchos pueblos de nuestro país que han desaparecido bajo un embalse o pantano. En el siglo I d.C. los romanos fundaron el antiguo Loriguilla. Parece ser que su nombre procede de la palabra "loriga", un tipo de armadura de la antigua Roma, ya que en la zona había importantes fábricas que las producían. En el momento del desalojo, el municipio estaba compuesto por 469 edificios, la mayoría de ellos pajares, casas de labor y corrales. Había 204 viviendas habitadas por 841 habitantes, 794 de los cuales fueron trasladados a su nueva ubicación en la comarca de Camp de Túria, en territorio de Riba-roja. El pasado 24 de marzo se conmemoró el 50 aniversario del traslado de la localidad a su actual emplazamiento, un pueblo de nueva planta de casas bajas y regulares al estilo de los pueblos de colonización de aquella época. En el viejo lugar solo quedó en pie la iglesia neoclásica de San Juan Bautista, expoliada y en ruinas, el Grupo Escolar, del cual solo se conservan los muros y el suelo, y un complejo rural construido recientemente que pretende recuperar el entramado urbano del antiguo pueblo. En el nuevo existe una maqueta del antiguo puente colgante sobre el río Turia cuya primera estructura se realizó en el siglo X. Actualmente, el embalse de Loriguilla se encuentra al 26% de su capacidad.
  51. 6A.
    La Torre (Valencia)
    El origen del barrio de La Torre se encuentra en una alquería fortificada construida durante el siglo XIV en el antiguo camino Real de Madrid. En torno a ella nació un poblado agrícola con nuevas alquerías y casas más modestas situadas a lo largo de la huerta y que gozó de buenos momentos gracias a su situación privilegiada dentro de esta vía de comunicación y a la explotación del campo. A partir de la década de los 60, La Torre vivió una gran expansión gracias a la construcción por parte del Instituto Nacional de la Vivienda de edificios destinados a obreros. A partir de ese momento se empezó a convertir en un barrio “dormitorio” que paulatinamente se vio aislado del resto de la ciudad debido al cauce nuevo del río Turia, a la V-30 y a las vías del tren. Con estas obras, además, se ha ido asolando la huerta existente a base de expropiaciones forzosas, un proceso que culminó en 2003 cuando se puso en marcha Sociópolis, un proyecto urbanístico de protección oficial que pretendía integrar huertas urbanas con nuevos edificios de viviendas. Esta promoción, cofinanciada por el Instituto Valenciano de Vivienda y el gobierno de España, siempre ha tenido grandes problemas para su realización debido a los efectos de la crisis económica y a la mala planificación. Este proyecto, además, recibió críticas del colectivo Per l'Horta ya que "resultaba un insulto a la inteligencia re-clasificar 350.000 metros de huerta para instalar huertos urbanos". Existen "otras alternativas para solucionar la demanda de vivienda que no agrediendo y arrasando campos de huerta.“ A día de hoy, La Torre permanece aislada de la ciudad y sus habitantes viven bajo la sombra de un proyecto sin resolver, con un elevado nivel de paro y en una situación de exclusión social.
  52. 5A.
    La Marina de Valencia
    Valencia se encontró con la Copa América en 2003 cuando, tras la victoria del barco suizo Alinghi en la 31 edición de la regata, le tocó la organización de la próxima Copa a la Sociedad Náutica de Ginebra, club por el que competía esta embarcación. La falta de puertos de mar en Suiza hizo que cuatro ciudades (Valencia, Marsella, Lisboa y Nápoles) fueran las finalistas para ser la sede de la Copa América. La invitación cursada desde el Real Club Náutico de Valencia y el pago de un canon de 90 millones de euros a cuenta de las arcas públicas consiguieron que el trofeo más antiguo del deporte llegara a esta ciudad. Aunque existían discrepancias sobre la conveniencia de su disputa entre los que solo veían beneficios a todos los niveles y los que defendían que iba a ocasionar un gasto público excesivo, la Copa América atrajo la atención del público. Hubo una edición más de la regata en Valencia, en 2010, pero debido a los litigios generados por la mala gestión de la Sociedad Náutica de Ginebra y del Club Náutico Español de Vela al término de la edición anterior, esta se limitó a un duelo entre el defensor y el desafiante. Fue en invierno, sin regatas previas, sin más barcos y sin apenas expectación. En ese momento se hizo patente que las medidas que Valencia debería haber tomado como sede de grandes eventos no fueron llevadas a cabo. Ni se pensó en los ciudadanos, ni en la carga económica que les podría suponer, no se planeó el reaprovechamiento de las infraestructuras nuevas o ya existentes, muchas de ellas hoy en desuso; se construyó mucho sin la idea de que fuera dentro de un plan colectivo a largo plazo que mejorara la ciudad, que fuera coherente social y urbanísticamente, concordante con la ciudad o con los antiguos ocupantes de la actual Marina de Valencia, los pescadores. Suele pasar bastante en nuestro país, lo importante es saber qué se va a hacer el día después y muy pocas veces ocurre.
  53. 4A.
    El Cabanyal (Valencia)
    El 22 de octubre de 2016, bajo el lema de “Al Cabanyal, ara pinta el veïnat”, decenas de vecinos se reunieron para tapar las líneas marrones que identificaban los solares que el ayuntamiento de Valencia compró para derribar y hacer realidad el Plan del Cabanyal que la exalcaldesa Rita Barberá intentó llevar a cabo desde 1997 y que se consiguió paralizar definitivamente en 2015 gracias fundamentalmente a la acción de sus vecinos. Este plan quería prolongar la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, aun a costa de dividir en dos un barrio declarado Bien de Interés Cultural y de derribar más de 1.600 viviendas. Un plan rodeado de polémica, de corrupción política e institucional y del deseo por conseguir “pelotazos” urbanísticos por parte de constructoras e inmobiliarias privadas. Las franjas que el ayuntamiento pintó fueron un instrumento de ofensiva frente a los vecinos, una manera de intentar minar su moral a través de la estigmatización de las calles en donde vivían. Suponía una forma de “marcarlos”, de humillarlos y denostarlos. Aunque muchos de estos muros perdieron sus franjas marrones ya que fueron repintados completamente, todavía quedan algunos en donde se pueden apreciar las degradantes marcas del ayuntamiento que intentó devaluar y estigmatizar a todo un barrio durante casi 20 años.
  54. 3A.
    Nazaret (Valencia)
    El caso de Nazaret resume perfectamente la degradación que han sufrido las poblaciones y terrenos situados alrededor del puerto de Valencia. En 1720 se ubicó allí un sanatorio para aislar a los infectados o sospechosos de enfermedades contagiosas. En él pasaban las cuarentenas los marineros procedentes de ultramar. Este centro fue trasladado en el siglo XIX pero allí, junto al mar y al lado del la desembocadura del río Turia, se quedaron los huertanos, pescadores y portuarios que dieron forma a lo que es hoy el núcleo del barrio de Nazaret. En los años del franquismo se promovió en este lugar la instalación de fábricas, haciendo que la playa se degradara por los vertidos contaminantes de estas empresas y sus aguas no fueran aptas para el baño. Hace casi 32 años, un 19 de mayo, se firmó el convenio para la ampliación sur del puerto. Las obras fueron inauguradas por el entonces Príncipe de Asturias en 1999. La playa que tenía Nazaret fue definitivamente enterrada bajo toneladas de hormigón y esta población se vino abajo. La intención de los políticos era sacar a los vecinos y que todo el terreno fuera para dar servicio a los buques, pero la unión de sus habitantes hizo que no fueran expulsados y que se consiguieran ciertas contraprestaciones: un polideportivo, el centro de servicios sociales, un centro de mayores, una biblioteca, el centro de salud y un centro juvenil. Otras nuca se cumplieron. Hay mucha gente en Valencia que todavía recuerda cuando iba a esa playa desaparecida; hoy, al pasear por las calles de Nazaret, tienes que imaginarte el mar que está detrás del muro que lo separa de la playa que tuvo hace unas décadas.
  55. 2A.
    El Cabanyal (Valencia)
    La Semana Santa de Valencia se llama Marinera porque nació junto al Mediterráneo, de mano de la gente que vivía y aún sobrevive de la pesca. A día de hoy continúa celebrándose al amparo de la mar, en el distrito municipal número 11, en los llamados Poblats Marítims, dentro de los barrios del Grau, Cabanyal y Canyamelar. Muy posiblemente la Semana Santa Marinera surgió en torno a las imágenes del Nazareno, del Cristo y de la Dolorosa porque los habitantes de esta zona se veían especialmente reflejados en estas figuras. El oficio del pescador siempre fue duro, sacrificado y peligroso. El miedo a que murieran tragados por las aguas hacía, además, padecer a sus madres, esposas e hijos, quienes les esperaban en la orilla desando su regreso tras la faena. Los marinero necesitan de protección, alguien a quien encomendarse. La celebración de la Pasión y Muerte de Jesucristo dio cauce a estos sentimientos y fue plasmándose y recreándose en esta Semana Santa única. A las imágenes de cada una de las Cofradías se unen otras “vivientes” como las de los vecinos ataviados como personajes bíblicos, que desfilan acompañados del toque de campanas y de música. Hoy en día, al peligro que este oficio entraña, hay que añadir la falta de relevo generacional, los bajos salarios, la reducción de capturas por la contaminación y la sobreexplotación de los caladeros, la pérdida de rentabilidad por la subida de los costes, el desplome de los precios en origen y los problemas administrativos para lograr armar un barco y echarse a la mar.
  56. 1A.
    Valencia
    El pasado 19 de marzo terminaron las Fallas. Su origen no está claro, ninguna de las teorías existentes ha satisfecho a los historiadores y estudiosos. Se tiende a pensar que esta fiesta es una evolución de los fuegos de primavera, hogueras que con el tiempo pasarían a tener muñecos que se lanzarían al fuego con finalidad censuradora, dando origen al elemento crítico y satírico de las Fallas y pasando con el tiempo a ser los monumentos falleros que conocemos en la actualidad. Los carpinteros celebran su patrón, San José, en las fechas de estos festejos e intervienen en la construcción de las estructuras que se queman pero realmente no suponen el origen de las mismas tal y como se ha mantenido en muchas ocasiones. La fiesta ha cambiado a lo largo de los siglos y actualmente vive enmarcada en la necesidad de que suponga un beneficio para la ciudad como atracción turística. El 52,8% de los hosteleros de Valencia creen que las Fallas de 2018 han tenido un impacto menor en sus negocios en relación con el año anterior. Los empresarios constatan un bajo nivel de gasto de los clientes y una caída en el volumen de negocio. La Federación Empresarial de Hostelería de Valencia cifra en un 4,67% esta caída, un hecho que atribuye a la mala climatología de algunos de los días más importantes de las fiestas, la proximidad de las Fallas con la Semana Santa y la “mala gestión” de la administración “en determinados temas y la venta ambulante ilegal”.
  57. 31M.
    Pantano de Elche (Alicante)
    Dejamos atrás la comarca de la Marina Baja. Antes de marcharnos de la provincia de Alicante pasamos por el Pantano de Elche, un lugar que no queríamos dejar de visitar. Se trata de una presa construida en el siglo XVII sobre el río Vinalopó para almacenar el agua de las riadas, la primera presa en arco de Europa desde tiempos de los romanos. El paso de los años colmató el embalse con polvo de mármol de las canteras de Elda, Novelda y Petrer y actualmente no es capaz de retener más que unos pocos metros cúbicos de agua, mientras el resto, la mayor parte, cae a raudales por las paredes de la presa. Esa es la razón de que la mayor parte del tiempo tenga este aspecto de decorado de película de ciencia ficción.
  58. 30M.
    l'Alfàs del Pi (Alicante)
    Esa torre blanca que aparece en el centro de la imagen es el edificio que separa los términos municipales de l’Alfàs, a la izquierda, y de Altea, a la derecha. Claramente son dos modelos urbanísticos distintos. Y curiosamente, dando una vuelta por el paseo marítimo de l’Alfàs encontramos más vida a estas alturas del año que en Altea. Quién lo iba a decir, menos edificios, más vida.
  59. 29M.
    l'Alfàs del Pi (Alicante)
    Al mirar desde la terraza de un chalet nos sorprende una vista que nos resulta familiar. Parece que estamos mirando un cuadro de David Hockney, uno de aquellos de la California suburbial en la que la piscina es siempre la protagonista. Estas pinturas siempre nos han parecido hermosas, pero también una sublimación del estilo de vida estadounidense. Y es aquí, en la costa alicantina, donde somos conscientes de que el sueño americano se ha globalizado.
  60. 28M.
    l'Alfàs del Pi (Alicante)
    Martine llegó de Bélgica a l’Alfàs en 1989. Su primer trabajo fue como guía turística, aunque poco después empezó como ayudante de un médico privado, empleo en el que ha estado hasta hace poco. En las elecciones municipales de 2015 se presenta en las listas del PSPV y termina siendo concejal de Relación con residentes de otras nacionalidades y AMICS. Es una concejalía un tanto exótica, pero si tenemos en cuenta que l’Alfàs cuenta con residentes de cien nacionalidades diferentes empezamos a entender. De hecho allí está la colonia más importante de noruegos de España y la segunda del mundo después de la de Londres. Martine nos cuenta que la demografía es menos estacional que en otras localidades, es decir, que la población se mantiene bastante estable a lo largo del año. A medida que hablamos l’Alfas se nos presenta como una anomalía con respecto a los municipios vecinos. Tiene una intensa vida cultural. Organizan doce festivales, uno cada mes, a lo largo del año (cine, teatro, jazz, música clásica…). Destinan una parte importante del presupuesto a la concienciación de la población sobre temas sensibles. Este año en concreto la campaña es “territorio sostenible”.
  61. 27M.
    l'Alfàs del Pi (Alicante)
    De padre agricultor, Joaquín emigró de joven para buscarse la vida en Francia. Encontró trabajo en la fábrica de Citröen en Paris. Allí aprendió a hablar francés y con los años, habiendo mejorado la situación económica en España, regresó a su pueblo natal. Gracias al idioma, empezó a trabajar como guardés de varias casas de campo y chalets de familias belgas que querían pasar sus vacaciones en el cálido clima mediterráneo. Al mismo tiempo Joaquín cultivaba un pequeño terreno que tenía y sacaba un dinero extra de las frutas y verduras que producía. Puede decirse que Joaquín fue de esa generación puente que, trabajando en el campo, empezó a ocuparse del turismo. Como no podía ser de otra manera, Joaquín bautizó la casa que se construyó en su parcela en el año 77 con el nombre de “El Paraís”.
  62. 26M.
    La Vila Joiosa (Alicante)
    Entramos en La Vila para visitar un antiguo palacete historicista de los años veinte que está parcialmente en ruinas. Muchas veces nos sucede que ciertos lugares a los que vamos no terminan de cumplir con las expectativas que teníamos al preparar el viaje. Y este ha sido uno de esos casos. Sin embargo el destino es caprichoso y queremos pensar que los dioses han querido recompensar nuestro esfuerzo. Cuando decepcionados damos media vuelta y marchamos de nuevo en dirección a la carretera nacional este cartel nos da un vuelco al estómago y hace que frenemos en seco para fotografiarlo. Estamos saliendo del Paraíso.
  63. 25M.
    Altea (Alicante)
    Andrea nos recibe en la casa de su madre en Altea, donde vive desde siempre. Ahora mismo trabaja como profesora en prácticas en el colegio donde estudió. Para ella vivir en Altea todo el año es duro, sobre todo en invierno. Procura no salir sola de casa por la noche por miedo. Ya ha tenido más de un susto con un algunos individuos conflictivos que frecuentan el centro. Mientras hablamos con ella está anocheciendo. Nos asomamos al balcón de su casa, que está en primera línea de playa, y vemos que lo que dice es cierto. Son las siete de la tarde y el paseo marítimo está prácticamente vacío. La mayor parte de los amigos de Andrea se han machado de Altea después de estudiar en la universidad para encontrar trabajo, ya que si quieres trabajar en otra cosa que no sea el turismo lo tienes muy difícil allí. Queda con ellos los fines de semana que vuelven al pueblo, y para salir, quedar a cenar o ir de compras se tienen que ir a Benidorm, porque en Altea no hay casi nada abierto salvo que sea temporada alta.
  64. 24M.
    Benidorm (Alicante)
    Armanello es una de las pocas zonas de Benidorm que no se ha edificado todavía. El motivo tiene que ver con varios litigios que tiene la ciudad con Enrique Ortiz. Sí, el famoso empresario corrupto del caso Brugal. Él era hasta hace poco el agente urbanizador del plan urbanístico, y propietario de varias parcelas en Armanello. Mientras todos los líos judiciales se iban resolviendo con la velocidad habitual de nuestros tribunales la zona se ha convertido en el punto más peligroso y conflictivo de la ciudad, lleno de drogadictos, delincuentes habituales y personas sin hogar que ocupan ilegalmente las casas que allí había.
  65. 23M.
    Benidorm (Alicante)
    El 45% de los visitantes de Benidorm son británicos. El perfil del turista inglés ha dividido literalmente la ciudad en dos. La “zona guiri”, como se denomina a la mitad de la ciudad que ocupa toda la Playa de Levante, está tan plagada de pubs, shows eróticos, cabarets, casas de apuestas y discotecas que nos da la sensación de estar en Las Vegas y no en una ciudad valenciana. Paseando por esta zona de la ciudad vemos figuras de cartón piedra escala 1:1 de Freddy Mercury o los Beatles, un edificio con forma de galeón pirata, enormes carteles publicitarios con la cara de la Reina de Inglaterra que nos invitan a brindar con un gin tonic a su salud, tiendas llenas de pelucas, diademas horteras, penes, tetas y culos de plástico para las despedidas de soltero. El panorama no cambia demasiado hasta que llegamos al Balcón del Mediterráneo, mirador situado entre las playas de Levante y Poniente, que es la frontera con la mitad nacional de la ciudad.
  66. 22M.
    Benidorm (Alicante)
    En el extremo este de Benidorm surge ante nosotros este inmenso cactus de azulejos en la fachada de un hotel. Tiene gracia que precisamente el día internacional del agua sea esta imagen y no otra la que aparezca ante nosotros. Esta planta, icono de las regiones áridas, de alguna manera nos viene a recordar que Alicante es una de las provincias españolas con riesgo extremo de desertificación, junto con Almería y Murcia, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. Las últimas lluvias no han mejorado demasiado la situación actual de sequía, lejos de lo que la mayoría piensa. Los embalses de la Comunidad Valenciana están al 28,32% de su capacidad, diez puntos menos que hace un año (38,66%). La desertificación según la ONU es la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas resultante de varios factores, incluyendo variaciones climáticas y las actividades humanas. Las consecuencias son devastadoras a todos los niveles. Desde el punto de vista climático aumenta el riesgo de incendio, las riadas (ya que el suelo no es capaz de retener el agua de lluvia) y las tormentas de arena. También se produce un elevado impacto económico, ya que el suelo ya no es capaz de producir alimentos. Finalmente es probable una migración masiva de estas zonas debido al empeoramiento de las condiciones de vida en estos lugares.
  67. 21M.
    Benidorm (Alicante)
    Valerie acabó en Benidorm en los sesenta un tanto de casualidad. Había venido desde su Reino Unido natal a España para estudiar en la universidad en Madrid. En ese momento eran frecuentes los parones por huelgas estudiantiles y las carreras y porrazos de los grises, así que se decidió marcharse con una amiga a pasar unos días de playa, sol y guateques a la costa levantina, dejando atrás tanta tensión política. Lo que ella no imaginaba es que en ese viaje conocería a su futuro marido y padre de sus hijos. Valerie vive en el centro desde mediados de los sesenta. Le encanta Benidorm, aunque reconoce que en verano el ruido de las terrazas es un poco insufrible y hay que estar espabilado para coger sitio en la playa. A pesar de estas pegas, para ella Benidorm es el mejor sitio para vivir del mundo.
  68. 20M.
    Benidorm (Alicante)
    En invierno Benidorm es sinónimo de Imserso. El Instituto de Mayores y Servicios Sociales oferta un millón de plazas subvencionadas para que nuestros jubilados vayan de vacaciones a varios destinos de la geografía nacional. De todas estas plazas 144.000 están en Benidorm. Por alrededor de 25 euros se tiene derecho a transporte, pensión completa, visita diaria del médico y animación. Los hoteles pierden dinero, pero no tanto como si cerraran durante la temporada baja. De esta manera, gracias a estos ingresos, pueden costear parte de los gastos generales y mantener a sus empleados en plantilla todo el año. Y el hecho de que tantos jubilados españoles pasen unos días en invierno allí tiene un efecto llamada para otros mayores nacionales o extranjeros que buscan un destino con buen clima y con ambiente.
  69. 19M.
    Benidorm (Alicante)
    El Nueva York del Mediterráneo. Siempre hemos creído que esta afirmación tenía un fondo socarrón. Sin embargo investigando un poco sobre Benidorm nos encontramos con tres datos que nos dejan con la boca abierta:

    1.- Es la ciudad con más rascacielos de España.

    2.- Es la ciudad con más rascacielos por habitante del mundo.

    3.- Es la segunda ciudad con más rascacielos por metro cuadrado después de Nueva York.

    Benidorm tiene una población fija de 67.000 habitantes, pero en verano la ocupación turística multiplica casi por siete este número, dejando el número de residentes en 400.000. No en vano, Benidorm es la tercera ciudad con más plazas hoteleras de España, tras Barcelona y Madrid.

    Aunque pueda parecer paradójico, actualmente muchos arquitectos y urbanistas están reivindicando este modelo de ciudad turística frente al modelo de baja densidad o de viviendas unifamiliares. La razón es sencilla. Imaginemos un rascacielos de 20 plantas que contiene cuatro viviendas por planta. Esto son ochenta viviendas en total. Supongamos que el edificio ocupa un solar de 1.500 metros cuadrados. Ahora imaginemos la superficie que ocuparían ochenta chalets con jardincito y piscina. Según los defensores de esta tesis, unos cuantos Benidorms más habrían mantenido bastante virgen la costa española.
  70. 18M.
    Benidorm (Alicante)
    Le pedimos a Enrique que nos enseñe fotos antiguas en las que pudiéramos ver el aspecto de Benidorm antes de los rascacielos. Vemos muchas fotos pero pocas, casi ninguna, en las que se pueda distinguir la ciudad, aunque sea de fondo. Rescatamos una en la que podemos verle de joven sentado en una barca varada en el principio de la playa de Poniente. Nada más salir de su casa vamos exactamente al mismo lugar donde fue hecha la foto para poder comprobar cómo ha crecido Benidorm en estos últimos sesenta años. El Puig Campana, la montaña al fondo de la foto y único elemento que ha permanecido inalterado, nos ayuda a lograr el mismo encuadre que en la foto de Enrique.
  71. 17M.
    Benidorm (Alicante)
    Visitamos a Enrique en su casa, en el casco antiguo de la ciudad. Enrique nació en Benidorm. Nos cuenta que recuerda las calles sin asfaltar y las ovejas pasando por ellas a principios de los cincuenta, cuando él todavía era un niño. Tuvo la suerte de poder estudiar una carrera universitaria y se convirtió en arquitecto técnico. Volvió a Benidorm a trabajar construyendo algunos de los rascacielos de la ciudad. Nos explica que la altura de los rascacielos en Benidorm viene determinada por la normativa urbanística, que la relaciona con el tamaño de la parcela. Cuanto más grande es la parcela más alturas te permite levantar el Ayuntamiento. Este sistema permite que la cesión de espacios públicos conserve siempre la misma proporción con el número de plantas construidas.
  72. 16M.
    Benidorm (Alicante)
    La cruz de Benidorm fue colocada en 1961 en el mirador de Sierra Helada por una misión evangelizadora que se proponía así redimir a la ciudad del pecado. En esa época, en pleno proceso turistificador, Pedro Zaragoza Orts, alcalde de Benidorm, acababa de permitir el uso del bikini en la ciudad. Fue denunciado por la Guardia Civil y el Arzobispado de Valencia trató de excomulgarlo. Pedro Zaragoza pidió entonces audiencia con Franco y viajó él solo desde Benidorm en vespa para reunirse con el dictador, que finalmente le dio la razón y consintió el uso de estos bañadores en su ciudad. Y aunque pueda parecerlo, todo esto que contamos no es el argumento de una película de Paco Martínez Soria.
  73. 15M.
    Polop de la Marina (Alicante)
    Este esqueleto de chalet es uno de los veinte que hay en una misma calle del enorme desarrollo urbanístico a los pies del monte Ponoig, en el término municipal de Polop. Llevan así desde hace unos diez años, justo cuando estalló la burbuja inmobiliaria. Nadie pensaba que las cosas se iban a parar en seco. De hecho en aquel momento existía un plan para construir 5.000 viviendas más, que habrían supuesto duplicar la actual población de Polop. Estas 5.000 nuevas casas, que no llegaron a construirse, fueron el móvil de uno de los sucesos más siniestros que hayamos oído. En 2007 el alcalde de Polop, Alejandro Ponsoda Bou, del Partido Popular, fue asesinado a tiros por tres sicarios en la puerta de su casa. El encargo del asesinato fue realizado en el puticlub Mesalina por Juan Cano, concejal de urbanismo y segundo de a bordo de Alejandro Ponsoda. Al parecer, la negativa a aprobar el plan para construir la nueva urbanización, de la que Juan Cano se iba a llevar una jugosa comisión, llevó al “Tuerto”, como se le conoce entre los vecinos por su marcado estrabismo, a contactar con los sicarios y ofrecerles entre 30.000 y 50.000 euros por acabar con la vida de Ponsoda. A día de hoy, más de diez años después, los autores materiales e intelectuales del asesinato están en la calle bajo fianza a la espera de un juicio que no termina de llegar.
  74. 14M.
    Polop de la Marina (Alicante)
    “Homo homini lupus”. Esta cita latina, que traducida quiere decir “el hombre es el lobo del hombre” o “el hombre es un lobo para el hombre”, se utiliza con frecuencia cuando se hace referencia a los horrores de los que es capaz el ser humano para consigo mismo. Fue popularizada en el siglo XVII por Thomas Hobbes, filósofo inglés del materialismo mecanicista. En realidad la frase está extraída de una obra latina llamada Asinaria, escrita por el comediógrafo Plauto entorno al 210 a. C. El texto original traducido sería así: “lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro”.
  75. 13M.
    Callosa d’en Sarrià (Alicante)
    Francisco Menaches marchó en la posguerra, al igual que muchos jornaleros, a trabajar a la mitad sur de Francia, también conocido como Mediodía francés. Allí se afilia al PCE y se convierte en responsable de “agitación y propaganda” entre los temporeros españoles. Cuando volvía a España aprovechaba el viaje para introducir propaganda comunista en una maleta con doble fondo. En 1964 es detenido por la policía franquista y sentenciado por el Tribunal de Orden Público a tres años de prisión y tras recurrir, finalmente, a seis meses de arresto mayor, suspensión de cargo público y derecho de sufragio. Cuando se dicta la sentencia, a finales de 1965, Francisco ya había estado preso en la cárcel de Carabanchel más de un año, por lo que fue puesto inmediatamente en libertad. Según el propio Francisco, él y muchos otros militantes del Partido se dejaron coger, ya que la consigna de la cúpula en ese momento era llenar las prisiones españolas de comunistas y forzar así una fuerte presión internacional hacia el régimen de Franco. En 1979 el PCE gana las elecciones municipales en Callosa y Francisco se convirtió así en el primer alcalde de la democracia del pueblo.
  76. 12M.
    Callosa d’en Sarrià (Alicante)
    Toni Ferri vive en una casa a media ladera de la montaña. Antes vivía en el pueblo, pero cuando su padre falleció decidió irse a sus tierras y construirse una pequeña vivienda para él y su familia. Las vistas que tiene quitan el hipo. Nos cuenta que por la noche se puede ver perfectamente el resplandor de Benidorm. Las luces del turismo, dice, son deslumbrantes, atractivas y llaman poderosamente la atención. Los jóvenes de la comarca se ven atraídos como polillas hacia esas luces por la promesa de una vida más cómoda, y se marchan a buscar trabajo a Benidorm para no volver. Si no fuera por los inmigrantes de América Latina y Marruecos, dice Toni, la población de Callosa habría descendido y envejecido dramáticamente los últimos años.
  77. 11M.
    Fuentes del Algar, Callosa d’en Sarrià (Alicante)
    A la salida de las Fuentes del Algar nos encontramos una enorme conducción de agua que atraviesa el monte. Nos cuentan que es agua que se extrae del acuífero del Algar para llevarla al embalse de Guadalest, que junto con el de Amadorio, abastece de agua a Benidorm. Salva 300 metros de desnivel llevando hasta 1.200 litros por segundo. La longitud de esta conducción es de 15,3 km. Según los representantes de Benidorm en el Consorcio para Abastecimiento de Aguas y Saneamientos de la Marina Baixa de no ser por esta conducción el agua se perdería en el mar. Pero los Callosinos advierten de que, de no ser por el freno en la extracción que ponen desde su ayuntamiento, el Consorcio, presionado por Benidorm, extraería agua sin control secando cada verano el acuífero del Algar.
  78. 10M.
    Fuentes del Algar, Callosa d’en Sarrià (Alicante)
    A escasos doscientos metros de la primera cascada de las Fuentes del Algar encontramos una enorme parcela de 2500 metros cuadrados ocupada íntegramente por un restaurante con capacidad para 350 comensales y con piscina olímpica y parque infantil. La decoración es ecléctica. Las paredes tanto interiores como exteriores están adornadas con unas pinturas en las que podemos ver palmeras, rinocerontes, pavos reales y mujeres desnudas. Todos estos elementos tienen algo en común, suelen estar presentes en las representaciones del paraíso. No sabemos por qué tuvieron los dueños la necesidad de rodearse a ellos mismos y a los clientes de esta extraña alegoría del Edén. Puede ser que el paraíso del río Algar o bien no fuera suficiente, o bien ya no fuera paraíso.
  79. 9M.
    Fuentes del Algar, Callosa d’en Sarrià (Alicante)
    Visitamos este tramo del río Algar, convertido desde hace bastante tiempo en una atracción turística bastante importante en la zona. Un sensación extraña, como de irrealidad, nos invade al ver el cauce rodeado de hormigón y tramos de escalera con barandillas de forja adornadas con el escudo del ayuntamiento cada metro. A esta sensación contribuye el saber que en las épocas secas, generalmente en verano, cuando el río no fluye por sí solo, se extrae el agua de los acuíferos y pozos para verterlo a continuación en el cauce y que así las cataratas sigan estando disponibles para los turistas. Lo que vemos tiene aire de falso, de forillo, un decorado del parque temático en que estamos convirtiendo algunos de nuestros parajes naturales.
  80. 8M.
    l'Alfàs del Pi (Alicante)
    Hace no muchos años los cítricos eran uno de los tipos de cultivo más característicos de la Marina Baja y en general de toda la provincia de Alicante. Sin embargo, en los últimos años, la superficie agrícola destinada a limoneros y a naranjos ha descendido abruptamente (en los últimos 15 años ha bajado un 34%). Esto se debe al bajo precio pagado en origen a los agricultores por kilo de naranja o de limón. En algunos casos hemos oído que lo ganado apenas daba para sufragar los gastos de producción. Según datos de la Asociación de Jóvenes Agricultores de Alicante las plantaciones de aguacate han sustituido en un 80% a los cítricos de la Marina Baja, ya que el precio de estos frutos es mucho más alto en origen, rondando los 2 euros el kilo.
  81. 7M.
    Partida Segarra, Callosa d’en Sarrià (Alicante)
    Toda la zona interior de la comarca está salpicada por estos “invernaderos”. Cuando preguntamos a los locales por ellos nos corrigen. No son invernaderos, son cortavientos para los nísperos. El cultivo más común de la zona es muy delicado a los fuertes vientos, que golpean y estropean los frutos, además de estresar los árboles hasta el punto de que los nísperos no engordan lo suficiente. Como resultado, la producción en kilos puede caer entre un 25% y un 30%. Es indudable que estos cortavientos tienen un impacto paisajístico fuerte, pero la falta de ayudas o compensaciones por parte de los organismos de medio ambiente a los agricultores hace que éstos no tengan más remedio que instalarlas si no quieren arruinarse. Algo parecido sucede con las máquinas para triturar las podas, que vienen a sustituir la quema al aire libre de las mismas con una evidente reducción de riesgo de incendios. La quema está cada vez más limitada por ley, pero la enorme inversión que supone comprar una de esas máquinas para triturar madera, y la falta de ayudas para hacerlo, hace que muchos trabajadores del campo sigan recurriendo a las hogueras.
  82. 6M.
    Embalse del Amadorio, Orxeta (Alicante)
    Magda es una ciclista polaca semiprofesional de mountain bike. Ella, como muchos ciclistas de equipos profesionales, ha venido a hacer la pretemporada a esta parte de Alicante. El clima y las escarpadas carreteras de la Marina Baja son perfectos para preparar las piernas para una temporada dura. Nos la encontramos en un mirador del embalse del río Amadorio, junto al de Guadalest la principal reserva de agua de la comarca. Es su primera vez en España. Nos dice estar impresionada por la belleza del lugar. Nosotros asentimos, pero al mismo tiempo miramos lo bajo del nivel del embalse. Actualmente está al 43,75% de su capacidad.
  83. 5M.
    Puig Campana, Finestrat (Alicante)
    La comarca de Marina Baja es muy montañosa. Tiene seis picos por encima de los 1.000 metros de altitud, entre los que destacan Aitana (1.557) y Puig Campana (1.410), siendo los más altos de toda la provincia de Alicante. El Puig Campana es la segunda cima más elevada por proximidad a la costa de toda España. El 24 de enero de 2009 se produjo en esta montaña un gran incendio forestal que arrasó 1.000 hectáreas, 15.000 habitantes de 25 urbanizaciones de la zona tuvieron que ser evacuados. El fuerte viento, unido a las altas temperaturas, las más altas registradas hasta la fecha en un mes de enero, propiciaron la rápida extensión de las llamas.
  84. 4M.
    Partida Montahud, Altea (Alicante)
    Mustafá es uno de los temporeros que trabajan en el campo de la comarca de Marina Baja. Él y sus compañeros, también marroquíes, llevan un mes realizando el “aclarado” de los nísperos, que básicamente consiste en hacer una selección dejando unos tres frutos por ramo para que éstos salgan más grandes y más dulces. Juan, el gerente de la explotación agrícola en la que trabaja Mustafá nos cuenta que ya ningún joven nacional quiere trabajar en el campo. Si no fuera por los inmigrantes, dice, la cosecha no saldría adelante.
    Juan es muy joven, no llega a los treinta. Dejó los estudios siendo casi un niño y se puso a trabajar en tierras de sus abuelos. En sus seis hectáreas cultiva nísperos y almendras. Nos cuenta que el cambio climático está teniendo efectos extraños en la floración de los frutales. Nos enseña una rama en la que podemos ver simultáneamente frutos a punto de madurar, frutos muy pequeños y flores. La culpa es de las altas temperaturas durante el invierno. Para demostrarlo nos señala un papayo. Plantó este árbol tropical por probar, pero convencido de que se helaría en invierno. Y sin embargo no sólo no se ha helado sino que está cuajado de papayas. No queremos marcharnos de allí sin preguntarle si el turismo afecta de alguna manera la agricultura. Su respuesta es inmediata. Afecta en el agua. Tanto en la cantidad suministrada como en la calidad. Hace poco han tenido que empezar a regar los frutales con aguas recicladas, ya que el agua que proviene de acuíferos y embalses de la zona se va fundamentalmente a abastecer a Benidorm. La altísima salinidad de estas aguas recicladas hace que muchos nísperos pierdan la hoja e incluso lleguen a secarse.
  85. 3M.
    Altea Hills, Altea (Alicante
    En la carretera nacional N-332 que conecta Calpe con Altea nos aguarda una peculiar sorpresa. A la altura de la urbanización de lujo Altea Hills, en mitad de una curva, una visión tremendamente exótica, el Templo del Arcángel Miguel, la primera iglesia ortodoxa de España. Fue construida y costeada por un promotor inmobiliario ruso entre los años 2002 y 2007. Toda la mano de obra y los materiales empleados eran de origen ruso. La iglesia da servicio a los casi 600 habitantes de la antigua URSS censados en Altea. Al ver el templo de cerca y las lujosas viviendas detrás nos acordamos de aquella iniciativa del gobierno hace pocos años según la cual se podía obtener un permiso de residencia en España comprando un inmueble de más de 500.000 euros. La mayor parte de aquellos que lograron por esta vía sus visados eran de origen chino y ruso.
  86. 2M.
    Salinas de Calpe (Alicante)
    La zona con los edificios más altos de Calpe, la que está al pie del Peñón de Ifach, uno de los símbolos más importantes de la Costa Blanca, se desarrolló a partir del puerto natural que proporcionaba el istmo del peñón. Como tantos otros sitios de la costa levantina, en los años sesenta abrazó el modelo de ciudad turística de grandes bloques a pie de playa. La población empezó a crecer, pasando de unos 2.000 habitantes en 1960 a 11.000 en 1991. A partir de ese momento empieza el verdadero boom inmobiliario y Calpe aumenta sus habitantes exponencialmente, llegando a tener casi 31.000 habitantes en 2011. Pero sin embargo en los últimos seis años la población de Calpe ha descendido drásticamente hasta 20.804, perdiendo casi un tercio de su población. El regreso de muchos trabajadores inmigrantes a sus países de origen y, sobre todo, la marcha de muchos extranjeros propietarios de viviendas a otros lugares por la pérdida de servicios municipales como consecuencia directa de la crisis económica han puesto en jaque la financiación del municipio, que puede perder 14 millones de euros de ayudas en los próximos 10 años. Esto pone en serio peligro el mantenimiento de servicios como el transporte público, la sanidad o la reparación de calles de las urbanizaciones.
  87. 1M.
    Mirador del Monte Toix, Calpe (Alicante)
    Desde aquí arriba tenemos una vista inmejorable de la parte sur de la comarca de Marina Alta, desde Calpe hasta el Cap d’Or. Más allá de los rascacielos de Calpe, una inmensa constelación de puntos blancos diseminados hasta donde alcanza la vista nos llama poderosamente la atención. Son viviendas unifamiliares, más conocidos como chalets. Una revisión de las fotos de satélite de Google Maps nos revela que prácticamente todas estas casitas tienen piscina. Todos estos puntos blancos que vemos están repartidos en tres municipios: Calpe, Benissa y Teulada. Aproximadamente la mitad de la población conjunta de estos tres pueblos, que suman casi 42.000 habitantes, son de nacionalidad extranjera, mayoritariamente británicos y alemanes.
  88. 28F.
    40°05'15.7"N 1°15'44.4"W, Rincón de Ademuz (Valencia)
    La tierra en el Rincón es ocre y rojiza. Cuando llueve mucho y con fuerza, se filtra y acaba tiñendo los ríos de la zona. El último día que estuvimos en el Rincón recorrimos un camino vecinal que conecta Torrebaja y Ademuz y que transcurre entre el río Turia y unas paredes de piedra y arena. Este lugar tenía algo de los parajes solitarios que ves en las película del oeste. Después de nuestro paseo, estuvimos en uno de los bares de Ademuz. Allí nos percatamos de que nuestros zapatos estaban llenos de esta tierra roja. Estuvimos en silencio viendo, junto a las pocas personas que allí estaban, el clásico western que preside la gran mayoría de los bares de los pueblos de este país y que llena la tarde. Mejor verlo aquí que solo en casa, siempre puedes encontrarte con alguien, charlar o echarte una partida… El de este día era “El caballero del Mississippi”, protagonizado por Tyrone Power y Piper Laurie. Pasadas unas horas, dejamos el Rincón. En la carretera prácticamente no nos cruzamos con ningún coche hasta pasados muchos kilómetros. Volveremos.
  89. 27F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    A día de hoy, el volumen de agua embalsada en la Comunidad Valenciana es de un 26.48%. España es el país de Europa con más embalses, cerca de 1.300, pero a pesar de ello, el volumen de agua embalsada actualmente apenas alcanza un 44%. España es, también, el país más árido de Europa. Según la ONU, un tercio de su superficie sufre una tasa muy elevada de desertificación, siendo la vertiente mediterránea una de las zonas más afectadas por este fenómeno. Se acercan tiempos en donde combatir la mala gestión del agua va a ser fundamental, en donde hay que revisar la política hidráulica tradicional desarrollada en nuestro país, luchar contra el grave estado de contaminación de sus aguas superficiales, subterráneas y costeras, controlar los volúmenes de agua realmente utilizados, erradicar los pozos ilegales, reconvertir los usos agrícolas y ganaderos del agua siguiendo modelos menos intensivos y controlar la edificación y a la construcción de instalaciones muy demandantes de agua, sobre todo en emplazamientos cercanos a espacios protegidos o costas.
  90. 26F.
    40°15’15.9’’N 1°21’05.4’’W
    Este día nos perdimos, tenía que ocurrir. Bueno, no nos preocupemos, ya que estamos aquí vamos a ver que encontramos... Sin saberlo, abandonamos por unos pocos kilómetros el Rincón y nos adentramos en Teruel, en los Montes Universales. Estas montañas eran de sus habitantes, así lo dictaba el derecho navarro que se implantó en esta zona en el siglo XII. El aprovechamiento de la tierra les correspondía a ellos, era de todos, de ahí su nombre. Caminando por los bosques de la Serranía Celtibérica, la zona más despoblada, olvidada y vacía de España, nos topamos con el Campamento Escuela del Rodeno. En él se estableció, a comienzos de 1947, la sede del Estado Mayor de la AGLA (Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón) y una escuela de guerrilleros. Estos, conocidos también con el término francés “maquis”, continuaban luchando contra Franco tras haber perdido la guerra y después del fracaso de la invasión del Valle de Arán en octubre de 1944. En una parte del campamento, Francisco Corredor, también llamado “Pepito, el gafas”, impartía clases de formación política a sus habitantes. Junto a una pared de roca se les instruía en táctica guerrillera, sanidad, topografía, cultura general, fabricación de explosivos y en la práctica de tiro. Desde este campamento escuela llegó a editarse uno de los números del boletín “El Guerrillero”. Tras un año y medio de lucha sin cuartel y después de las detenciones de los enlaces de los pueblos cercanos y la muerte y entrega de varios colaboradores y guerrilleros, los que quedaban marcharon a Francia o se adentraron en el Rincón buscando una salida que no todos encontraron.
  91. 25F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    El 14 de enero de este año, Elvira Lindo escribió un artículo en El País en donde hablaba de la despoblación rural en España. Este texto, que nos ha acompañado en el viaje por estas tierras y que nos ha servido de gran ayuda, arranca recordando a la mujer que aparece en esta fotografía: “por Nochebuena, por mi cumpleaños o por mi santo, ya que nuestro nombre es el mismo, en las fechas señaladas, me llama siempre mi tía. La única, por ser la última de todos ellos. Su voz suena cantarina, con el timbre característico de los habitantes de ese enclave valenciano arrimado a Teruel en el que pareciera que todo el mundo tiene una capacidad pulmonar sobresaliente.” La autora escucha la voz de su tía y viene a ella toda su infancia, “el color rojo de la tierra ademucera, el marrón chocolate de las aguas del Turia, los olores frutales, la libertad única que vivían los niños de los pueblos pequeños. Hay un eco cuando me habla y es el de la casa. A mí ese eco me suena ahora a frío y a pueblo medio despoblado. Pero el romanticismo del recuerdo solo me lo permito en la ciudad, porque cuando estoy allí, en el pueblo, tengo comprobado que para ellos resulta algo ofensivo que tu mente solo esté poblada de recuerdos de un lugar que ya no existe de la misma manera. Su presente es otro. Y tú vas poco, así que paulatinamente pierdes el derecho a juzgar y opinar.” En este interesante y certero articulo, Elvira Lindo también habla de autores como Paco Cerdá, Julio Llamazares, María Pilar Burillo, Sergio del Molino o Antonio Machado, personas que han desentrañado los motivos del abandono es estos pueblos: “no sé si sus voces
    servirán para revertir el proceso, de lo que estoy segura es de que olvidarse de su existencia es acelerar su muerte”.
  92. 24F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Al preguntarle a Benjamín, un agricultor jubilado de 75 años, por qué no hay gente joven en el pueblo nos decía:
    “Tú te casas en el pueblo y no puedes tener más de dos hijos, no puedes mantenerlos. Los impuestos te comen. España va a caer porque no se va a poder pagar los impuestos que se pagan. ¿Cómo vas a pagar si no ganas? El problema vendrá por los impuestos… El manzano tiene un problema, ahora se paga poco. Antes con pocos manzanos vivías, era el oro. Ahora no rinde. Las cosas como están, tienes que tener una maquinaria y extensión de terreno. Antes, con la arboleda, con poco terreno, cogías dinero y ahora no, necesitas mucho terreno.“
    “La cosa no puede ser más sencilla, ¿cómo puede ser que un viejo jubilado cobre más que uno que está trabajando? Eso no funciona. ¿Cómo te comes eso? Fíjate bien lo que te digo, tú estúdiate ese crucigrama... Si vosotros estáis trabajando, te estás levantando a las 7 de la mañana y haces tus horas de trabajo y ganas 700€ y yo estoy jubilado y cobro más que tú… No tiene lógica, eso no puede funcionar. Si eso no es al revés, mal, algo falla. y, además, aquí, mañana quitan la paga de los viejos, y nos morimos todos. Yo no, mientras pueda trabajar y sacar algo de la tierra no me moriría de hambre, pero la gran mayoría, sí, se morirían. El problema es que no tienen a nadie que les ayude, sus hijos no pueden mantenerlos, es más, muchos de ellos están manteniendo a sus hijos.“
  93. 23F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Estos pajares puedes verlos en muchas poblaciones del Rincón. La inmensa mayoría están en desuso. En ocasiones, si el terreno era propicio, se excavaban alrededor de ellos huecos en la roca para convertirlos en gallineros o pequeñas porquerizas. Los pajares se colocaban en el alto de los pueblos y aldeas; en Ademuz dominan esta localidad. Algunos de ellos sobreviven gracias a personas como César. Él compró este para reconstruirlo y evitar que se derruya.
  94. 22F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Juanvi y Ana regentan la casa rural Garrido. Por ahí pasan a lo largo del año diferentes personas. En un ocasión, un huésped que era ingeniero de montes, hablando con ellos del cambio climático, les comentó que el futuro de la agricultura pasa por llevarla a cabo en invernaderos. Allí el control y gestión del agua y la protección de los alimentos es mejor y más efectiva. Esto se les quedó grabado. Hace un año pusieron en marcha un pequeño invernadero para probar está forma de cultivo. Además, montaron un gallinero en donde las gallinas campan a sus anchas y no consumen pienso. La idea es que, al estar en su casa, si quieres, puedas llevarte verduras, hortalizas y huevos ecológicos. Toda idea es buena, hay que buscar soluciones, nunca hay que quedarse parado.
  95. 21F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Mientras hacíamos la foto a la ermita subidos a una verja, Carmen nos observaba desde la ventana de su casa. Debía ser divertido vernos encaramados a la valla de hierro. Al terminar, nos llamó para conocernos y contarnos un poco más sobre este templo y otros lugares de Ademuz. Estuvimos charlando un rato largo con ella. Carmen ahora pinta cuadros, nos enseñó uno de ellos muy orgullosa, pero lo que no sabíamos, nos los contaron más tarde en el pueblo, es que hace años fue cantante. Su nombre artístico era “La Perla del Turia”.
  96. 20F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    La ermita de la Virgen de la Huerta está situada a la entrada de Ademuz, en los márgenes de la N-330. Cuando se erigió en el siglo XIV, esta era una ubicación privilegiada, justo al lado del río Turia y rodeada de fértil vegetación. Esta ermita es uno de los edificios cristianos más antiguos conservados en el territorio valenciano y uno de los templos más emblemáticos del Rincón por su gran valor arquitectónico. A día de hoy, está adosado a un centro de enseñanza y a unos bloques de viviendas construidos en el siglo XX, quedando por tanto totalmente desvirtuada su ubicación e integración con el entorno. Ahora, su fachada da al pavimento de hormigón del patio de recreo del colegio.
  97. 19F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Benjamín nació en 1917 en Las Casas de Sotos, un caserío del Rincón próximo a Ademuz. El próximo 20 de abril cumplirá 101 años. Es el hombre más mayor del Rincón. “A mi lo que más me ha gustado es la tierra”, nos decía, “podría haber tenido colocaciones en Barcelona, tenía una hermana allí, sobrinos… pero lo que más me ha gustado es el campo”. En ocasiones, Benjamín trabajó como transportista en el camión de un primo suyo. Hacían diferentes rutas por el país pero lo que él quería era labrar la tierra del Rincón. Hoy en día, baja todos los días a su pequeña huerta.
  98. 18F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    En el Rincón constantemente nos repiten que, si la situación no cambia, esta tierra se quedará sin gente en 15 o 20 años. Es duro oírlo. Hay muchas personas en esta comarca que intentan diariamente que esto no suceda pero no pueden conseguirlo solos, necesitan que esta zona del interior valenciano no sea considerada un territorio secundario, marginado u olvidado, necesitan ayuda.
  99. 17F.
    Casas Bajas, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Laura es maestra en el pueblo de Casas Bajas. Ha tenido que adaptarse a la dificultad de enseñar varios cursos a la vez ya que en su aula conviven niños de diferentes edades. Ella y sus pocos compañeros preparan diferentes actividades para cada nivel y programan las que se pueden hacer en grupo para que ninguno se aburra y todos aprendan. El esfuerzo es enorme pero esto supone una ventaja para los críos ya que, al ser pocos, la enseñanza es muy individualizada. Están en constante innovación y de ahí que la escuela rural sea un ejemplo para los grandes colegios de la ciudad.
  100. 16F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Antón montó junto a unos pocos compañeros la Sociedad Musical de Ademuz hace 13 años. A parte de impartir clases a casi 150 alumnos de toda la comarca, en esta Sociedad se monta todos los años un musical. El de la temporada pasada fue “Los Miserables”, ahora están ensayando “El Rey León”. Poco a poco algunos de sus alumnos han entrado en diferentes conservatorios en las capitales próximas. La música permite a jóvenes de todas las edades y de diferentes pueblos del Rincón poder disfrutar de una actividad común, es una motivación para ellos, una forma de poder llenar el silencio.
  101. 15F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    A estas mujeres les separan casi cincuenta años. Ambas van a la Escuela para Adultos Jaime I de Ademuz. La más joven estudia valenciano para poder optar a un empleo público en la Comunitat Valenciana. La más mayor prácticamente no fue a la escuela pero ahora quiere aprender a leer y a escribir con soltura ya que “en la mano tenemos cinco dedos, si falta alguno ya no eres completa, eso me pasaba a mi por no saber escribir ni casi leer”.
  102. 14F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Antes de que atardeciera se cayó la cobertura. Nuestros móviles dejaron de funcionar hasta el mediodía del día siguiente. “Veis esas antenas que están sobre el monte, las que están ahora iluminadas por el sol”, nos decían en Ademuz, “pues funcionan con un grupo electrógeno desde hace un año. Cuando se acaba el gasoil o lo roban, se cae la cobertura hasta que reponen el combustible”. Y es que aún no están reparados algunos de los desperfectos causados por el temporal de lluvia y nieve que afectó a la comarca a mediados de enero de 2017. Este es el caso del repetidor de televisión y telefonía móvil situado en el monte del Cerrellar, que da cobertura a todo el Rincón y que aún a día de hoy no funciona de forma óptima tras la rotura y caída de varias de las torres que suministraban electricidad a esta estación.
  103. 13F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Todas las noches vemos este cuadro antes de irnos a nuestras habitaciones. Está en la escalera de la casa rural en donde nos alojamos. Juanvi y Ana, sus dueños, la heredaron de la familia de él y decidieron reconstruirla para el hospedaje. El retrato apareció durante la reforma, no saben quién es esa joven, nunca llegaron a identificarla aunque lo intentaron. No ésta confirmado pero a nosotros nos gusta pensar que tal vez sea el retrato de Pascuala Camañas, un antepasado suyo que murió de cólera en 1885. Una tarde que Juanvi nos acompañó al cementerio, nos enseñó una hilera de nichos con varias personas que fallecieron a consecuencia de un brote de esta enfermedad infecciosa que se produjo en 1885. El cólera llegó a Europa entre 1817 y 1823 procedente de la India y, durante el siglo XIX, causó en España aproximadamente 300.000 muertes entre los años 1833 y 1834, 236.000 entre 1854 y 1855, 120.000 en 1865 y otras 120.000 en 1885. Pascuala se infectó durante este último brote, es uno de los nombres que aparecen en esos nichos ya que falleció el 7 de agosto de 1885. Él nos contó también que, antes de que ella naciera, había muerto una hermana de Pascuala recién nacida a la que habían puesto el mismo nombre. Desde entonces, ninguna mujer en esa familia se ha vuelto a llamar así. Buenas noches Pascuala, hasta mañana.
  104. 12F.
    Los Santos, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Calles enteras en donde se han cerrado todas las casas o en donde ya solo queda un vecino. Silencio mientras caminas por el pueblo en tus quehaceres diarios. No cruzarse con nadie en tus desplazamientos. En varias conversaciones con diferentes personas nos repiten estas descripciones para trasladarnos la sensación de vacío que inunda su día a día. Las ventanas ya no se iluminan por la noche, nos decían. El alumbrado público es prácticamente la única luz que veréis en estos pueblos y aldeas.
  105. 11F.
    Val de la Sabina, Rincón de Ademuz (Valencia)
    “Mucha gente salió de aquí durante la sequía que arruinó el campo a principios de los años 80”, nos cuenta Modesto, uno de los pocos vecinos que quedan en esta aldea. Desde 1981 ha habido 11 periodos de sequía con una duración media de entre dos años y dos años y medio. El periodo más largo fue el de la década de los noventa, comenzó en 1991, duró 36 meses y hubo un periodo muy breve de interrupción antes de que comenzara otra sequía que duró otro año más: en total fueron casi cinco años, hasta diciembre del 95. Los años hidrológicos 2013/14, 2014/15 y 2015/16 fueron bastante secos en general. El año 2017 se va a recordar como el más seco desde 1965.
  106. 10F.
    En algún punto de la CV-479, Rincón de Ademuz (Valencia)
    "En la oscuridad de mi tormenta, tu sonrisa me ilumina. Ni tan cerca porque me matas, ni tan lejos porque me muero". Asociación Poética Rincón de Ademuz.
  107. 9F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Jaouad nació en Fkih Ben Salah, Marruecos. Llegó a España en 2006, primero a Teruel y posteriormente a Ademuz, y trabaja en la panadería del pueblo. Hace un tiempo aquí habían más familias llegadas de Rumania, Argelia y Marruecos pero, poco a poco, se han ido yendo a las ciudades o han vuelto a su tierra de origen, sobre todo los mayores. Antes había trabajo, ahora escasea. Jaouad también nos cuenta como ha notado el cambio en el clima desde que está en Ademuz. “Cuando llegué nevaba bastante, llovía mucho y hacía frío y yo no estaba acostumbrado”, nos dice, “pero, con los años, menos nieve, menos lluvia y menos frío. Cada año, más calor. Está haciendo más o menos el clima de Marruecos. Solo hace un poco de frío por la noche y por la mañana.”
  108. 8F.
    En algún punto de la N330, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Las inesperadas y anómalas heladas que se produjeron en las madrugadas del 20, 21 y 22 de abril de 2017 en el Rincón de Ademuz fueron generalizadas en toda la comarca. Afectaron a unas 600 hectáreas de almendros, nogal, viña y fruta, sobre todo de manzana esperiega, una variedad autóctona que se cultiva casi exclusivamente en este enclave del interior valenciano. Cuenta la leyenda que a principios del siglo XX las aguas del Turia se desbordaron a su paso por el Rincón de Ademuz dejando unas semillas un tanto especiales. De ellas crecieron unos árboles silvestres de los que brotaron unas manzanas que se denominaron esperiegas, las más apreciadas y características de esta comarca. Las heladas que afectaron a estos campos supusieron unas pérdidas de un millón de euros aproximadamente. Si este año se vuelven a repetir, los agricultores se verían en serios problemas.
  109. 7F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    La planta que la empresa Confecciones Teruel abrió en la vega del Turia en 1975 cerró sus puertas el 21 de octubre de 2016. En ella trabajaban fundamentalmente mujeres, llegando a ser más de 700 trabajadoras las que integraron su plantilla en su época de mayor auge. Muchas de ellas eran de diferentes poblaciones del Rincón. Todas las mañanas, un autobús hacía una ruta por la zona para trasladarlas a Teruel y, tras su jornada de trabajo, llevarlas a sus casas. La fábrica supuso un avance en los años setenta para el empleo femenino y dio trabajo en la zona a muchas de ellas pero, con los años, esta filial de El Corte Inglés, comenzó a disponer de factorías en China y Marruecos, momento en el cual prefirió llevarse la producción fuera del país, allí donde la mano de obra es más barata y los costes de producción son menores.
  110. 6F.
    Sesga, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Durante nuestra visita Ramón nos enseñó el horno de leña (cerrado desde el día en que enfermó su madre en 2003), un cuarto que hacía las veces de almacén y de calabozo improvisado cuando la situación lo requería, la barbería, la escuela, el abrevadero, el lavadero y el horno de tejas. Todo está muy bien conservado y restaurado gracias a la labor de recuperación llevada a cabo por los vecinos fijos y eventuales. La escuela, situada justo encima del horno para aprovechar el calor, se cerró en 1965. Todo sigue igual que en esa fecha, los pupitres, el crucifijo, la estufa, los antiguos mapas, el obligado retrato de Franco, el cuadro de la Virgen… Al ver este lugar, recordamos los datos que leímos durante la documentación para este trabajo sobre la tasa de abandono escolar temprano en la Comunitat Valenciana. Esta se situó en el primer trimestre de 2017 en el 19,5% y aunque supone una reducción de 1,6 puntos con respecto al mismo periodo de 2016 y de 0,7 puntos respecto al año 2016, la tasa de esta comunidad continúa estando por encima de la media española (18,5%). España es el segundo país de la Unión Europea con el nivel de abandono escolar más alto, sólo es superada por Malta (19,6%). La media europea es de un 10,7%. 
  111. 5F.
    Sesga, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Para llegar a Sesga hay que ir. No es lugar de paso, es el final del camino. Sesga, situada a 1.180 metros de altitud, es quizá el núcleo de población más apartado del Rincón. No llegan repartidores de pan, verdura o pescado, no les sale rentable. A mediados del siglo XIX la aldea tenía 271 habitantes, 150 en la década de 1960 y, hoy en día, los cinco vecinos que quedan se arreglan bajando de vez en cuando con el coche a otras poblaciones. Se apañan con cualquier cosa, y si de repente les falta algo, se lo piden entre ellos. Allí conocimos a Ramón, un hombre que es brigadista de la Diputación de Valencia, agricultor, alguacil, auxiliar de meteorología del Centro Territorial y observador de fenología, es decir, del estado de las plantas, los árboles y los cultivos. Ramón tiene un primer apellido singular, Luz. De segundo es Pastor, como lo fue su padre, Fermín, que también nació, vivió y murió hace unas pocas semanas en esta aldea. Un hombre apellidado Luz en un lugar en donde la electricidad y el agua potable no llegaron hasta 2001. A día de hoy no hay línea fija de teléfono y prácticamente no hay cobertura para los móviles. El lavadero se sigue utilizando, así lo atestiguan los cubos y jabones que se guardan en la repisa, cada uno de los pocos que allí resisten.
  112. 4F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    El Rincón de Ademuz es una comarca con un reducido y envejecido volumen poblacional. Desde finales del siglo XIX y principios del XX, sus habitantes se desplazaron a otras tierras. Emigraron fundamentalmente a Cataluña, que se convirtió desde entonces y hasta hoy en el principal receptor de la población de Ademuz. Una economía agraria en crisis y un nivel de vida inferior al de otras comarcas impulsaron la masiva salida de población, facilitada por la demanda de mano de obra en las áreas urbanas e industriales.
  113. 3F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Es la primera vez que estamos en un enclave. En geografía política, es una parte de territorio de una jurisdicción territorial que está completamente rodeado por el territorio de otra jurisdicción. Cuando se lo ve desde el punto de vista de la primera se suele usar el término enclave, reservando la palabra "exclave" para el punto de vista de la segunda jurisdicción.
  114. 2F.
    En algún punto de la N-330, Rincón de Ademuz (Valencia)
    El río Turia nace en los Montes Universales. En Tramacastilla recoge las aguas del río Garganta y en Teruel las del río Alfambra. Hasta este punto se le denomina Guadalaviar (wadi al-abyad “río blanco”), a partir de aquí recibe también el nombre de Turia, palabra de origen íbero posteriormente latinizada. En época prerromana era conocido como “Tirio”, tomando el nombre de la urbe íbera cercana a su desembocadura, Tiris. En Villel recibe las aguas de río Camarena y en el Rincón de Ademuz las de sus afluentes, el Riodeva, el Ebrón y el Bohílgues. Abandona estas tierras para entrar en Santa Cruz de Moya, provincia de Cuenca, donde se encuentra con la aportación del río Arcos. De nuevo se introduce en la provincia de Valencia en Las Rinconadas, desembocando en el Mar Mediterráneo por Valencia tras haber recorrido 280 km.
  115. 1F.
    Ademuz, Rincón de Ademuz (Valencia)
    Quedamos con César en Cañete, un pueblo de Cuenca a las puertas del Rincón de Ademuz. Allí nos conocimos por primera vez. Él nos haría el gran favor de enseñarnos el Rincón y de presentarnos a diferentes personas para que nos contaran de primera mano cómo es vivir en esta tierra. Tras comer juntos nos dirigimos hacia Ademuz. A la entrada del pueblo, César giró en dirección al cementerio, situado en el alto de esta población. Mientras subíamos, nos cruzamos con varios ademuceros que bajaban tras haber asistido al funeral de uno de sus vecinos recién fallecido. Al llegar, César nos dijo una frase que nos dejaría marcados: “este es el primer sitio que os voy a enseñar, aquí os podré presentar a más personas que en el pueblo”. En efecto, la densidad de población de esta comarca ha descendido en los últimos años a 6,79 hab/km², situándola por debajo de Laponia, cuya densidad poblacional es de 7,9 hab/ km². Estuvimos un rato largo en este cementerio. Nos sorprendió la cantidad de tumbas que nos mostraban al difunto retratado en su lápida. Presentamos nuestros respetos y conocimos a los que ya no están en esta zona amenazada en convertirse, en pocas décadas y si nada cambia, en un “desierto demográfico”.
  116. 31J.
    En algún punto de Arrabal Zval10 Dotacional, Alicante
    Una rambla es como se denomina en levante a un torrente, un cauce que lleva agua ocasionalmente debido a las lluvias. En la Comunidad Valenciana son muy abundantes debido a un fenómeno meteorológico bien conocido por todos: la gota fría (llamada por los meteorólogos DANA o depresión aislada en niveles altos). Básicamente se trata de una masa de aire frío proveniente del norte que viaja en capas altas de la atmósfera y termina chocando con el aire cálido y húmedo del Mediterráneo a finales del verano, ocasionando fuertes tormentas e inundaciones que pueden ser muy peligrosas para la población. Debido al cambio climático cada vez se hace más difícil predecirlas. El aumento de la temperatura del mediterráneo (el pasado verano alcanzó el récord de 29 grados) unido al aumento de la temperatura en todo el planeta hace que la gota fría se desplace en el tiempo hasta los meses de invierno. Según los expertos una atmósfera más cálida lleva asociada un reequilibrio del balance energético regional, lo que significa gotas frías más intensas pero menos precipitaciones anuales. Los veranos se alargan en su inicio y su final y las estaciones de otoño y primavera tienden a desaparecer. Habrá más ramblas y más profundas.
  117. 30J.
    En algún punto de Arrabal Zval10 Dotacional, Alicante
    Nuestro cerebro está tan acostumbrado a ver caras que usualmente detectamos los rasgos faciales allí donde no los hay, como en las piedras, las nubes o una mancha en la pared. Este fenómeno recibe el nombre de pareidolia y consiste en percibir erróneamente un estímulo que es vago o aleatorio y darle una forma reconocible. Según Carl Sagan, se debe a una técnica de sobrevivencia ancestral ya que en el pasado, identificar los rostros amigos de los enemigos era fundamental para no perder la vida.
  118. 29J.
    Playa del Pinet, Elche (Alicante)
    Según la genética poblacional Adán y Eva existieron. Pero no aquellos que aparecen en los textos sagrados de cristianos, judíos y musulmanes. Se trata del Adán cromosomal-Y y de la Eva mitocondrial. Son metafóricamente nuestros tatarabuelos, los ancestros genéticos comunes más antiguos que tenemos todos los seres humanos y que vivieron en África centro-occidental (Adán) y África sudoriental (Eva). Los cálculos son todavía bastante inexactos, ya que no se basan en fósiles sino en el estudio genético de los actuales habitantes del planeta (el ADN cromosómico-Y se transfiere de padres a hijos y el ADN mitocondrial de madres a hijos). Algunos de estos estudios fechan la aparición de la Eva mitocondrial hace entre 100.000 y 200.000 años, mientras que la de Adán sería hace entre 60.000 y 142.000 años. Como vemos, Eva es más antigua, si bien recientes estudios acercan e igualan las fechas de aparición de ambos padres genéticos. Pero es bonito pensar por una vez que Eva fue antes, y Adán creado a partir de una costilla de ella.
  119. 28J.
    Río Vinalopó, cerca de La Foia, Alicante
    El Vinalopó es un río de España, que atraviesa de norte a sur la provincia de Alicante, y con sus 81 km es el río autóctono más importante de la misma. Nace en la Sierra de Mariola, en varias fuentes de los municipios de Bocairent y Banyeres de Mariola, y tiene su desembocadura en el mar Mediterráneo, atravesando las Salinas de Santa Pola. De forma general, el agua del Vinalopó es salobre y de pobre calidad para el riego y otros usos exosomáticos.
  120. 27J.
    El Raso, Alicante
    En España se consumen de media 130 litros por habitante y día de agua.
    Eso son 26 garrafas de 5 litros al día.
    780 al mes.
    9.490 al año.
  121. 26J.
    En algún punto de la CV-91, Alicante
    Al ver este árbol así nos acordamos de la convención que establece que colocar una bandera al revés y mostrarla en un punto representativo significa señal de desastre o petición de auxilio.
  122. 25J.
    En algún punto de la CV-856, Alicante
    Basuras Rurales Gestión Alicante. Así dicho no nos dice nada. Pero es el nombre de una importante investigación anticorrupción, el caso BRUGAL. Pensábamos que el nombre venía del ron, como haciendo referencia a las fiestas que se corrían el empresario Ortiz y los políticos de Alicante. Pero no, en realidad tiene que ver con el origen de las investigaciones sobre sobornos para la concesión de la gestión de la recogida y almacenamiento de basura en varios municipios alicantinos. Fue en Orihuela donde se iniciaron estas investigaciones. La instrucción terminó el año pasado, si bien el secreto de sumario se levantó en 2010. Los acusados todavía no se han sentado en el banquillo por los delitos llevados a cabo en 2006 y 2007, cuando el Partido Popular gobernaba en Orihuela con mayoría absoluta. Tras conocer la opinión pública el caso el PP perdió la alcaldía (2011). En 2015 volvió a ganarla.
  123. 24J.
    Embalse de La Pedrera, Orihuela (Alicante)
    “Algún día estas criaturas serán como los unicornios y los grifos, un bestiario de cuento escrito en tiempo pasado.” Unas palabras que no sabemos en dónde las leímos o escuchamos pero que, al ver estas pisadas en un trozo de tierra del embalse que debería estar cubierto por agua, resuenan en nuestras cabezas.
  124. 23J.
    Calle Nueve de Octubre, Almoradí (Alicante)
  125. 22J.
    Las Bayas, Elche (Alicante)
    La granada es el fruto del árbol llamado granado o Punica Granatum. La denominada como Mollar es la variedad autóctona más antigua que se cosecha en el Campo de Elche. Punica proviene del latín pūnĭcum y alude a los fenicios, activos impulsores de su cultivo y comercio, mientras que granatum deriva de grānātus, que significa “con abundantes granos”. La historia de este árbol es antigua, rica e interesante. Se sabe de su cultivo desde hace al menos 5.000 años y está presente en la Torá, la Biblia y el Corán. Es una de las siete especies con las que Yahvé fertilizó la Tierra Prometida que reveló a Abraham y sus descendientes. La tradición judía también establece que cada granada tiene exactamente 613 granos, los mismos que los 613 preceptos de la Torá, los “mitzvot”. Para los cristianos es símbolo de martirio, uno fructífero, lleno de semillas, las cuales, envueltas en una dura piel, representan a la Iglesia, la misma que bajo su manto acoge y protege a innumerables naciones. En el Islam, en donde al principio y al final está el jardín, se considera uno de los árboles del Paraíso. La granada siempre ha estado vinculada con la procreación y con la abundancia en la antigua Siria y en la mitología Griega. Los antiguos egipcios se enterraban con ellas y los babilonios creían que masticar sus granos antes de las batallas los hacía invencibles. Los orígenes de la granada en Elche los encontramos en el estrato íbero-púnico del yacimiento arqueológico de L'Alcúdia, lugar en el que fue también hallada la Dama de Elche. El campo ilicitano está considerado como “la tierra de las granadas de Europa”, con el 90% de la producción nacional desde que, a partir del siglo XIX, los olivos fueran paulatinamente sustituidos por huertos de granados. Una curiosidad para acabar, en octubre de 2014 se desarrolló una operación policial anticorrupción llamada "Operación Púnica". Su nombre deriva del apellido del principal implicado en dicha trama corrupta: Francisco Granados.
  126. 21J.
    Calle Calvario, Benejúzar (Alicante)
    "...e a la postre salió una yegua con
    un potro muy feo e sarnoso, e dixo a su padrino:
    –Este quiero yo.
    E su padrino muy sañudo díxole con saña:
    –Bavieca, mal escogistes.
    E dixo estonces Rodrigo:
    –Este será buen cavallo e Bavieca abrá nombre."

    Crónica del famoso cavallero Cid Ruy Díez Campeador (1512)
  127. 20J.
    En algún punto de la CV-856, Alicante
  128. 19J.
    Embalse de La Pedrera, Orihuela (Alicante)
    Una de las consecuencias poco conocidas del cambio climático es el aumento de la virulencia de los incendios forestales. La cantidad de estos incendios que sufre la Comunidad Valenciana ha ido bajando ligeramente desde 1986 (385 incendios) hasta los últimos datos publicados, de 2015 (314 incendios). Sin embargo la frecuencia de que se produzca un Gran Incendio Forestal, es decir, incendios que afectan a más de 500 hectáreas, ha ido aumentando. En 2012, siete de estos incendios asolaron más de 55.000 hectáreas, una superficie mayor que Andorra. Según los expertos la incidencia del calentamiento global (sequía, aumento de las temperaturas, desecación de la vegetación y aumento de su inflamabilidad) junto con el abandono del medio rural y de que el 96% de los incendios son de origen humano (muchos de ellos intencionados) nos expone a lo que se denominan Incendios de Alta Intensidad, que son aquellos grandes incendios forestales que se vuelven incontrolables e inextinguibles si las condiciones meteorológicas reinantes no cambian.
  129. 18J.
    Playa del Pinet, Elche (Alicante)
    Hace poco encontramos por casualidad la opinión dejada por un persona anónima en una página web de alquiler de viviendas vacacionales y casas rurales. La titulaba “Paraísos imaginarios” y en ella escribía lo siguiente: “llegas aquí en busca de un paraíso y no lo encuentras. El Hondo, las salinas de Santa Pola, la isla de Tabarca, el frente dunar hasta el río Segura... son lugares naturales privilegiados que forman un mismo complejo ecológico y, sin embargo, estos espacios están completamente devaluados, sucios, protegidos de forma parcial con figuras insuficientes, se sigue especulando con ellos y con un futuro incierto. La playa del Pinet hay que verla dentro de ese contexto, rodeada de espacios naturales asombrosos pero asolada por atentados urbanísticos brutales.” Al acercarnos a esta playa para ver sus edificaciones y hablar con los pescadores que allí se reúnen todas las tardes, conocimos a Juan y a su nieto Sergio. Era la primera vez que su abuelo le llevaba a pescar. Juan le estaba enseñando todas las técnicas y trucos aprendidos por él. Estuvimos un rato largo con ellos, nos contaron como era pescar en esa zona, los problemas que allí habían, pero, al final, nos quedamos con ese instante en el que, por azar, vivimos como abuelo y nieto compartían este bonito momento.
  130. 17J.
    Dolores. Alicante
    El coche ha cambiado el territorio y cómo nos relacionamos con él. A menudo se lo considera proveedor de libertad y de estatus. También es la peor inversión que uno puede hacer, porque un coche en el momento que lo compramos ya vale menos que antes de adquirirlo. Este argumento no ha servido para que dejemos de gastar nuestros ahorros o nos endeudemos y así hacernos con el coche de nuestros sueños. El nuevo siglo y la era digital han empezado a cambiar nuestros patrones de movilidad. Empezamos a ser vagamente conscientes de que un mundo con tantos coches como culos, con perdón de la expresión, no es sostenible. Según la OMS el 65% del aire contaminado del planeta tiene como origen el transporte por carretera. Con estos datos queda claro que los gobiernos de nuestros estados no son los únicos responsables del calentamiento global, somos todos nosotros.
  131. 16J.
    En algún punto de la Travesía del camino viejo de Elche a Sta. Pola, Elche (Alicante)
    No es extraño ver espuma dispersa en la superficie del agua de la red de pluviales, alcantarillados, cauces y acequias de estos municipios ya que en ocasiones arrastran restos de detergentes, residuos y pesticidas además de suciedad y productos químicos acumulados por particulares y empresas.
  132. 15J.
    Almoradí, Alicante
    "Se habrían consumado hechos terribles y en esta conmoción, no sólo el Paraíso, sino también la estrellada bóveda del cielo, o por lo menos todos los elementos, habrían volado hechos jirones, confundidos y destrozados por la violencia de semejante combate".

    El Paraíso Perdido. John Milton (1608-1674)
  133. 14J.
    En algún punto de la CV-856, Alicante
    Al recorrer esta casa a medio terminar (posiblemente por incumplir algún apartado de la normativa urbanística vigente), ocupada y posteriormente abandonada después de un incendio, nos acordamos de los versos de Ibn al-Abbar (Valencia, 1199 - Tunez, 1260):

    "Nadie siente mas anoranza que yo
    por una vida que paso entre ar Russafa y al-Yisr.
    Paraíso en la tierra de sin igual belleza,
    por el cual corren las acequias en todas las direcciones."
  134. 13J.
    Playa del Pinet, Elche (Alicante)
    En 1948 en España no había ley de costas. Fue entonces cuando se construyeron las 110 viviendas adosadas unifamiliares de la playa del Pinet. Mucho tiempo después, en 1988, se promulgó la primera ley de costas de la democracia, que establecía que, si bien estas viviendas eran ilegales, podían existir bajo régimen de concesión hasta 2018. A partir de entonces habrían de ser demolidas junto con otras 2000 viviendas ilegales más del litoral valenciano. Pero en 2012 se promulgó una nueva ley y se decidió prorrogar la concesión de todas estas viviendas otros 75 años más. Se justificó esta decisión en que la demolición masiva de edificaciones dañaría la imagen exterior de España (Arias Cañete dixit).

    Lo cierto es que el lugar es especial. Cada una de las viviendas fue hecha con materiales modestos y acabados personalizados. Así, paseando por la escollera ilegal que protege las edificaciones, vamos pisando el catálogo más inaudito de baldosas y terrazos que uno pueda imaginar. Cuando acabe la concesión, dentro de 75 años, habrán pasado 145 años desde que se construyeron las casas. Y entonces, una urbanización de origen ilegal podría perfectamente ser declarada Bien de Interés Cultural. Así hacemos las cosas en España.
  135. 12J.
    El Raso, Alicante
    William lleva a pasear a sus perros todas las mañanas por una urbanización a medio construir llamada El Raso. Es uno de los 300.000 británicos que residen en España. Lleva más de una década viviendo en una de las casas ya construidas dentro de esta urbanización. Es galés y nos atiende con gran amabilidad. Obviamente le preguntamos por el brexit. Los dos grandes problemas que tienen él y sus compatriotas frente a esta situación son que les afecte al bolsillo y que pierdan la cobertura sanitaria. Debido a estos temores ya son 24.000 británicos los que han abandonado la zona de Alicante el año pasado. La gran mayoría de ellos confían en que los cambios no sean duros y que este brexit solo sea en apariencia ya que “a España no le interesa que nos vayamos”. Aquí gozan de 300 días al año de sol, la vivienda, la comida, el tabaco y la bebida son baratas para ellos y abundan los locales que podrían ser de cualquier ciudad británica y en donde se sienten como en casa. La relación de la provincia de Alicante con el Reino Unido es central puesto que afecta a sectores básicos de su estructura económica como el turismo, la primera y segunda residencia, el calzado y los productos agropecuarios. Hay mucho en juego en las negociaciones entre Reino Unido y la UE. De momento, todo son especulaciones e incertidumbre.
  136. 11J.
    Embalse de La Pedrera, Orihuela (Alicante)
    Capacidad: 246 hm3
    Agua embalsada esta semana: 62,3 hm3
    (25% de su capacidad)
    Agua embalsada la misma semana del año pasado: 86 hm3
    (34,96% de su capacidad)
    Agua embalsada la misma semana de hace diez años: 117 hm3
    (47,6% de su capacidad)
    Si esta tendencia continúa el embalse dejará de tener agua entre 2020 y 2021.
  137. 10J.
    Orihuela, Alicante
    Mucho se ha escrito sobre el excesivo consumo de agua que conlleva el mantenimiento de un campo de golf en regiones como la del Levante. Buena parte de ellos invierten hoy en día en tecnologías, cultivos y sistemas de riego controlado para un consumo racional aunque el uso de agua reciclada sigue siendo un capítulo pendiente. La noticia de que Bruselas, a través de la nueva Política Agrícola Común que entró en vigor este 1 de enero, haya permitido que superficies de aeropuertos, campos de golf y terrenos de urbanizadoras e inmobiliarias (antes incluidos en la “lista negra”) puedan percibir ayudas europeas les habrá alegrado el año a quienes gestionas de forma privada estas empresas. Curiosamente, este campo de golf de Orihuela se llama Vistabella.
  138. 9J.
    Entre Benejúzar y Orihuela, Alicante
    Mad Max es una distopía ambientada en una futura tierra desértica en la que la gasolina y el agua son productos escasos y en la que la gente se pelea por ellos. Pero tranquilos, que es solo ciencia ficción.
  139. 8J.
    En algún punto de la CV-856, Alicante
  140. 7J.
    Dolores, Alicante
    Si hubo algo de bueno en el estallido de la burbuja inmobiliaria fue que dejaron de construirse por doquier esperpénticos chalets con almenas, vallas doradas estilo Luis XVI o columnas jónicas recubiertas de gresite en el porche. Pero ha sido solamente un espejismo. El boom del suelo vuelve a sentirse con fuerza tras estos diez años de parón. Y con él vuelve el kitsch. Y leyendo sobre el kitsch encontramos las reflexiones de Adorno, que lo circunscribía a lo que él denominaba “industria cultural”, en la que el arte (léase aquí arquitectura) nos viene dado por las necesidades del mercado y que nosotros, la sociedad pasiva, aceptamos sin rechistar.
  141. 6J.
    La Marina, Elche (Alicante)
  142. 5J.
    Campo de Elche, Alicante
    “¡Oh palma! Tú eres, como yo, extranjera
    en occidente, alejada de tu patria.”
    Poema atribuido a Abderramán I
  143. 4J.
    El Raso, Alicante
    Aunque el último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza indique que se ha producido un descenso del 2,4% con respecto a 2015 de personas que se encuentran en una situación de pobreza y exclusión social, la Comunidad Valenciana presenta una tasa del 30,5% (1.512.790 habitantes), 2,6 puntos por encima de la media estatal. Este informe establece también que un 7,8% de su población está en una situación de pobreza severa, dato que marca el enquistamiento de este problema ya que es apenas dos décimas menor que en el 2015. Además, este documento refleja que se ha producido un aumento de la privación material severa, es decir, de las necesidades de consumo básico que la población no puede satisfacer por falta de recursos.
  144. 3J.
    Las Bayas, Elche (Alicante)
    Y mientras estábamos tan ocupados construyendo como locos hemos olvidado gestionar el verdadero problema del futuro, que cada vez es menos futuro y más presente: el agua. Este llaurador nos lo confirma. El campo se está abandonando. Cada vez ganarse la vida cultivando es más complicado. El agua es escasa y cara. Y si la tierra no se trabaja el desierto avanza.
  145. 2J.
    Dolores, Alicante
    “Somos los mejores, tenemos lo mejor y tenemos la obligación y la responsabilidad de seguir haciendo de nuestra tierra la mejor de España y de Europa”, decían. Todo esto acabó, vuelta a empezar, quedándose congeladas en hormigón, acero y vidrio dos décadas de una historia económica marcada por el despilfarro y la corrupción en este gobierno autonómico y en el del país al que pertenece. A día de hoy la Comunidad Valenciana es la segunda región más endeudada de España con 44.435 millones de euros. La deuda por habitante es de 9.004 €/habitante.
  146. 1J.
    Elche, Alicante
    Jirafa, Río Safari
  1. “Algún día estas criaturas serán como los unicornios y los grifos, un bestiario de cuento escrito en tiempo pasado.” Unas palabras que no sabemos en dónde las leímos o escuchamos pero que, al ver estas pisadas en un trozo de tierra del embalse que debería estar cubierto por agua, resuenan en nuestras cabezas.
0-49-20170206
Diseñado y desarrollado por Julio César González