1. Somos
    1. es
    2. en


Allí, en el bosque, paseando alrededor del titán de piedra, fantaseaba con la idea de estar en el margen de la partición inaugural entre naturaleza y cultura. El monolito se recortaba entre los árboles como una puerta sellada, una forma primitiva que pudo ser una herida abierta para saltar del mundo al paisaje y del paisaje al mundo. Un menhir es un cuerpo plegado entre ambos universos. Es territorio porque es una piedra, antes de levantarse carecía de sentido simbólico. Pero también es orden, composición, representación. Al rotarla, la piedra se transforma en otra cosa: extrañeza, sueño, relato. Yo perseguía la alucinación de quienes vieron por primera vez un ‘paisaje’ en el bosque.


Se trata de una propuesta -imaginada- sobre el origen del paisaje y la iniciación de la mirada. Como fondo del trabajo hemos elegido un bosque en Côtes d´Armor (península de Bretaña, Francia) y como figura nos interesa el menhir.

0-49-20170206
Diseñado y desarrollado por Julio César González